agosto 06, 2012

Ideas vs. diapositivas


Se busca una aproximación al conocimiento, siguiendo cual rebaño la metáfora de la luz, buscando proyectarlo en alumnos, en seres carentes de luz, seres ajenos a nuestra visión del mundo... conocimiento para la gente. Sin embargo, quien ilumina procura dejar siempre su sombra, como firma indeleble de su maligna intercesión, bien sea por acción u omisión -cosa que viene a ser lo mismo-, viviendo como una negación en la memoria de quien le vio, como espectro, mientras trataba de seguir la luz con entusiasmo y disciplina.
El intento de hacer a las ideas perennes se convierte en un obstáculo a los sentidos, al espejo que cada uno de nosotros conserva en su interior para poder, haciendo caso a Marco Aurelio, afectarse por su impresión del mundo.
* * *

En el mundo actual se cultiva el miedo a la soledad, a la no-humanidad del ambiente inmediato a nosotros. Oír una voz o sentir una mirada sobre sí se hace necesario, indispensable, así provengan de alguien que nunca se sentará a nuestra mesa. Ese alguien que te habla y te cuenta sobre un mundo, no sabe que existes pero anhela que existan miles como tú: con oídos despiertos y su ser dispuesto a oír, a dejarse contar.
Es extraño esperar encontrar a alguien, porque usualmente se busca a alguien que ya se conoce de alguna forma, así sea como expectativa.

* * *

Así, esperamos que nuestro entorno venga a nosotros, como un extraño regreso a la niñez en la que el mundo existía como un carrusel inmenso, lleno de patrones, presente ante nuestros ojos como complemento y no como justificación de nuestra existencia.

No hay comentarios.: