marzo 22, 2004

Me cagó la guala

Me jodí una mano... me da mucha pereza escribir al respecto con los 9 dedos que tengo operativos.


marzo 17, 2004

Esta mañana


Llegué esta mañana a algún lugar lejos de mi hogar y la inconmensurable sabana se tendía a mis piés, perezosos aún. Bueno, no exactamente bajo ellos, sino ligeramente más abajo; me hallaba en caída congelada, mirando todo en su quietud, perenne pero volátil. Sólo hace falta que el inmenso abanico se despliegue por completo sobre nuestras cabezas para que ese tiempo eterno se disipe ante nuestros ojos y la realidad que habituamos vivir reaparece, como todos los días.

Es entonces cuando veo a un objeto totalmente ajeno a mis pensamientos, a mí mismo y a mi relación actual con el mundo en que que acostumbro vivir. Se mueve lentamente y pareciera no saber a dónde va. Pareciera que simplemente va, como nosotros, que simplemente vamos y dejamos de pensar en el punto de llegada; como el mundo, que ahora sólo se preocupa por su naturaleza cambiante y no por su fin último.

Va este objeto hacia otro lugar donde seguramente se hallará igual que antes, porque no creo que nada en mi mundo cambie su estado actual. Simplemente será, porque su ha sido no me interesa, no me ha afectado nunca antes.
Es ahora que, ¡oh sorpresa!, aparece un objeto al que sí estoy habituado. Es un agente más actuando en esta inmensa sierpe grisácea. Y lo veo, lo veo acercarse a ese nuevo objeto que vi hace tan sólo un momento ser... pero ya no es! Veo perlas brillantes salir de él, y nectar y ambrosía. Ahora que recuerdo, no sé como llamarle a eso que era y ya no es, sino que ahora es algo más, pues nunca había tenido la necesidad de nombrarle. Por ahora, viendo su aspecto, sólo se me ocurre pensar que es Teodoro.

Vuelvo a mi lugar, en mi caída congelada, y oigo una voz a unos pasos de distancia. Es alguien que comenta sobre Teodoro. ¿Qué estarán diciendo? Escucho con atención pero siguiendo con la mirada la masa pululante que circula por la serpiente gris, debidamente agrupada como siempre ha sido. "Pobrecito!" es lo que dicen todos, para sí o para aquel que va a su lado. ¿Pobrecito? Quién??? Por qué?? Qué ha pasado? hablan de Teodoro? MI Teodoro? Pero no entiendo, qué pasa?... nadie me explica... nadie entiende mi desconcierto por las expresiones de tristeza... sólo me dejo llevar, junto a los demás, hasta el mismo sitio de todos los días.

Más tarde, hacia las diez de la mañana, el barrendero que pasaba todos los martes y jueves por esa calle cercana a la avenida, se dió a la tarea de recoger los restos de aquel perro a quien nadie ha extrañado nunca, como siempre pasa.

marzo 15, 2004

SIn remedio


Quisiera algún día tener el poder de convicción de la lluvia. Porque en ella todos creen, todos la dan por cierta, a pesar de tener ante sí su inminencia y nada más. 

Cuando el horizonte no es más que un recuerdo ajeno a los sentidos pero a la vez presente, latente, es historia y es nostalgia por lo que se tuvo alguna vez; es en ese momento que todos buscan refugio de su verdad, cubren sus cabezas de aquella avalancha que filtra la visión del mundo y le da a cada cosa su lugar en la mirada, y de su invasiva compañía, fría e inseparable que todo lo toca, todo lo siente. Es la materialización del éter tan buscado y explicado pero nunca encontrado... es el límite entre el patrón y la estructura, entre el elemento y la inmensa música de las cosas. 

Este espectro atropellado se detiene sobre el mundo e invita a la inmensidad a detenerse.
Y ella se detiene, sólo para dejarse tocar, dejarse sentir, dejarse contar la historia del día que el sol brillaba más allá de la lluvia y su nube en las que todos creían.

marzo 12, 2004

In taberna quando sumus



Latin - English

In taberna quando sumus - When we are in the tavern,
non curamus quid sit humus, - we do not think how we will go to dust,
sed ad ludum properamus, - but we hurry to gamble,
cui semper insudamus. - which always makes us sweat.
Quid agatur in taberna - What happens in the tavern,
ubi nummus est pincerna, - where money is host,
hoc est opus ut queratur, - you may well ask,
si quid loquar, audiatur. - and hear what I say.

Quidam ludunt, quidam bibunt, - Some gamble, some drink,
quidam indiscrete vivunt. - some behave loosely.
Sed in ludo qui morantur, - But of those who gamble,
ex his quidam denudantur - some are stripped bare,
quidam ibi vestiuntur, - some win their clothes here,
quidam saccis induuntur. - some are dressed in sacks.
Ibi nullus timet mortem - Here no-one fears death,
sed pro Baccho mittunt sortem. - but they throw the dice in the name of Bacchus.

Primo pro nummata vini, - First of all it is to the wine-merchant
ex hac bibunt libertini; - the the libertines drink,
semel bibunt pro captivis, - one for the prisoners,
post hec bibunt ter pro vivis, - three for the living,
quater pro Christianis cunctis - four for all Christians,
quinquies pro fidelibus defunctis, - five for the faithful dead,
sexies pro sororibus vanis, - six for the loose sisters,
septies pro militibus silvanis. - seven for the footpads in the wood,

Octies pro fratribus perversis, - Eight for the errant brethren,
nonies pro monachis dispersis, - nine for the dispersed monks,
decies pro navigantibus - ten for the seamen,
undecies pro discordaniibus, - eleven for the squabblers,
duodecies pro penitentibus, - twelve for the penitent,
tredecies pro iter agentibus. - thirteen for the wayfarers.
Tam pro papa quam pro rege - To the Pope as to the king
bibunt omnes sine lege. - they all drink without restraint.

Bibit hera, bibit herus, - The mistress drinks, the master drinks,
bibit miles, bibit clerus, - the soldier drinks, the priest drinks,
bibit ille, bibit illa, - the man drinks, the woman drinks,
bibit servis cum ancilla, - the servant drinks with the maid,
bibit velox, bibit piger, - the swift man drinks, the lazy man drinks,
bibit albus, bibit niger, - the white man drinks, the black man drinks,
bibit constans, bibit vagus, - the settled man drinks, the wanderer drinks,
bibit rudis, bibit magnus. - the stupid man drinks, the wise man drinks,

Bibit pauper et egrotus, - The poor man drinks, the sick man drinks,
bibit exul et ignotus, - the exile drinks, and the stranger,
bibit puer, bibit canus, - the boy drinks, the old man drinks,
bibit presul et decanus, - the bishop drinks, and the deacon,
bibit soror, bibit frater, - the sister drinks, the brother drinks,
bibit anus, bibit mater, - the old lady drinks, the mother drinks,
bibit ista, bibit ille, - this man drinks, that man drinks,
bibunt centum, bibunt mille. - a hundred drink, a thousand drink.

Parum sexcente nummate - Six hundred pennies would hardly
durant, cum immoderate - suffice, if everyone
bibunt omnes sine meta. - drinks immoderately and immeasurably.
Quamvis bibant mente leta, - However much they cheerfully drink
sic nos rodunt omnes gentes - we are the ones whom everyone scolds,
et sic erimus egentes. - and thus we are destitute.
Qui nos rodunt confundantur - May those who slander us be cursed
et cum iustis non scribantur. - and may their names not be written in the
book of the righteous.



Disculpe, en qué año se supone que estamos? Mil quinientos qué?

Winamp whispers: Carmina Burana - Carl Off (bien pagano, juemadreeee!)

marzo 03, 2004

Divagando



Se busca una aproximación al conocimiento, siguiendo cual rebaño la metáfora de la luz, buscando proyectarlo en alumnos, en seres carentes de luz, seres ajenos a nuestra visión del mundo... conocimiento para la gente. Sin embargo, quien ilumina procura dejar siempre su sombra, como firma indeleble de su maligna intercesión, bien sea por acción u omisión -cosa que viene a ser lo mismo-, viviendo como una negación en la memoria de quien le vio, como espectro, mientras trataba de seguir la luz con entusiasmo y disciplina.
El cruel intento de hacer a las ideas perennes se convierte en un obstáculo a los sentidos, al espejo que cada uno de nosotros conserva en su interior para poder, haciendo caso a Marco Aurelio, afectarse por su impresión del mundo.

* * *

En el mundo actual se cultiva el miedo a la soledad, a la no-humanidad del ambiente inmediato a nosotros. Oir una voz o sentir una mirada sobre sí se hace necesario, indispensable, así provengan de alguien que nunca se sentará a nuestra mesa. Ese alguien que te habla y te cuenta sobre un mundo no sabe que existes, pero anhela que existan miles como tú: con oídos despiertos y su ser dispuesto a oir, a dejarse contar...
...es extraño esperar encontrar a alguien, porque usualmente se busca a alguien que ya se conoce...
...Así, esperamos que nuestro entorno venga a nosotros, como un extraño regreso a la niñez en la que el mundo existía como un carrusel inmenso, lleno de patrones, presente ante nuestros ojos como complemento y no como justificación de nuestra existencia.