Entradas

Mostrando las entradas de mayo, 2012

Ride

Algunos de los recuerdos más lejanos en el pasado que aún conservo están relacionados con mis visitas a la peluquería del barrio en el que vivía. En aquella época comenzó a hacerse popular (o al menos eso creo) el que las sillas para niños estuviesen embebidas en un lujoso automóvil o un jeep aventurero, hechos en resina plástica y adornados con vivos colores, además de un timón que giraba sin límite y sin restricción a lo que el pasajero ocasional quisiese soñar.

En el sitio donde yo iba a que me cortaran el pelo, había inicialmente dos peluqueros que presumo eran también los dueños del negocio. Uno ya calvo y con bigote profuso; otro con pelo corto y oscuro, con gafas de marco grueso y creo que llegando a finales de sus cuarenta (con lo poco que puedo recordar).
El salón tenía sillas para adultos y, en una ampliación que se notaba reciente, disponían de tres sillas para niños junto a una puerta lateral en la que dejaban además, una de aquellas maquinitas que funcionaban a monedas y …

Dedicado

Es curioso que en el mundillo laboral colombiano, el compromiso y la dedicación se confundan con el apego a aquellos estándares que en más de un caso, resultan obsoletos o inútiles al buscar cumplir un objetivo en particular.

-Qué bueno verlo así, comprometido!


Y lo único que he hecho es llegar a la hora que quieren que llegue, así no dedique más horas en la mañana a tratar de resolver cosas y llevar soluciones (o cuando menos, alternativas viables). Como tantas otras cosas, esto también es cuestión de percepción.

Checkpoint

Generar un informe para Presidencia. Fecha límite: mañana 11am (11pm de hoy para quien debe construirlo).

¿Las fuentes de datos? Un berenjenal de correos electrónicos con adjuntos. Eso si alguno de los destinatarios los conserva, pues recuperarlos del archivo en Informática tomaría días.

Supongo que esas son las cosas que emocionan a los oficinistas estándar. A mi los plazos imposibles ya no me desvelan; el desorden ajeno, sin embargo, no deja de impresionarme.

Debe haber un subconjunto bien definido de tiras de Dilbert que describan en detalle lo irracional de estos eventos.

PD. Cientos de archivos con la palabra Resúmen (sic). Ustedes son muy serios y no se desvelan por los errores ortográficos ajenos. En el vigésimo archivo abierto con esa mierda, yo ya no sé cómo refrenar la necesidad de corregirlo todo.

Portable

Hoy, tras llegar a casa después de otro día oficinil, mamá recibió a alguien con quién agendó cita para esta noche que pasó y que, previa llamada para confirmar que ya hubiésemos llegado, vino a ofrecernos una modernísima aspiradora nueva.

La aspiradora cuesta cinco millones de pesos.

El guión al que se ciñen los vendedores es predecible. Tal como me pasa con las películas predecibles, guardo una sonrisa políticamente correcta y digo exactamente lo que necesitan oír para continuar con su glamorosa demostración. Sin embargo, esta vez pasó algo más. En los momentos en los que podía continuar con el monólogo interior, se replicó en mi cabeza una secuencia muy parecida a esta:

¿Una aspiradora de cinco millones de pesos? La cuota inicial de una casa de interés social debe ser de cinco millones de pesos.Si quisiera gastar cinco millones de pesos, lo haría en muchas cosas. Y aún siendo muchas cosas, entre ellas no está una aspiradora. Ninguna aspiradora.¿Cuántas personas hambrientas podrían a…

Hidden

Creo que fue otro jueves más en la misma clase de todos los días. Era el día en el que recibíamos el segundo examen parcial calificado. Yo, como era usual en esa época, recibí un 3.9 que se antojaba poco para lo mucho que hacía, practicaba y leía. Curiosamente, A. recibió la misma calificación pero sus errores estaban en aquello que yo había resuelto correctamente.

Los exámenes eran complementarios.

Llamé a A. por el hombro y le pedí me dejara ver su examen. Apenas giró la cabeza para responderme, miró hacia el fondo del salón y sonrió brevemente. Al mirar al mismo lugar que ella, encontré la mirada casi cómplice de una de sus amigas que parecía tratar de disimular algo más.

Creo que a esas alturas, nuestras conversaciones ya eran conocidas por varios a nuestro alrededor. Y yo, ignorando las señales de A. y los comentarios del resto, me enredaba entre los sueños y los recuerdos que atesoraba.

Schlafstörungen

La peor sensación del mundo oficinil debe ser el que se cierren los ojos del sueño y no haya nada que lo evite. Estar tratando de escribir un mensaje de correo pendiente, leyendo un reporte o generando un archivo que alguien más necesita y ver que los ojos se cierran poco a poco, que los sentidos se adormecen.

Leer documentos por entre la rendija estrecha que dejan los párpados. Sentir que el cuello se inclina y que seguramente los demás notan cómo poco a poco se es derrotado por el sueño inclemente.

Quiero irme a dormir.

Delegate

Hoy, en un artículo de El Espectador donde se exponen cuestionamientos de la Federación Médica Colombiana sobre actuaciones específicas de quien fuera ministro de salud hace algunos años, es posible encontrar esta frase.

"Al ser consultado por El Espectador, el exministro aseguró que de ser notificado responderá ante los organismos de control."
En esencia, esta respuesta reafirma aquel paradigma reinante, en el cual uno como ciudadano de a pie está inhabilitado para pedirle explicaciones a aquellos en quienes ha delegado responsabilidades que afectan al colectivo. Porque el ciudadano común y corriente es ignorante y sería incapaz de entender las sutilezas del poder.

O tal vez, simplemente todos se entretienen en juegos de poder y lo que menos importa es el resultado efectivo de su gestión.

404

Ya no está el bullicio en los ojos, donde hacía eco como si fueran oídos de marchanta en medio de la plaza.
Una vez se acaba el breve recorrido de siempre, el tiempo libre llega hasta el horizonte. Y de pronto más allá si nos fijamos bien.

Seguro vuelva a darle otros usos. Por ahora es mejor seguir a régimen en la cabeza para ayudarle al régimen del cuerpo.

404 - Not Found

Slow down

Alistaba las hojas amarillentas, el libro de cálculo, el portaminas y el borrador. Dejaba todo dispuesto sobre la mesa y me recostaba en el sofá. Veía el segundero moverse oscilante por un rato, cerraba luego los ojos y me dejaba llevar por la necesidad de elaborar los sueños.

De imaginar improbables.

Una y mil situaciones con A.

Abría de nuevo los ojos. Sopesaba los ejercicios de cálculo y la necesidad de soñar un minuto más. Ver el segundero, cerrar los ojos de nuevo. Soñarme con ella una vez más.

***

Nuevamente quiero darme tiempo de soñar con cualquier cosa, si es que logro hacerlo. Habrá que poner a dieta la cabeza y reducir la información que le doy a diario. Al menos por cinco minutos más.

Bike

Mi hermano siempre fue un tipo atlético que participó en cuanto torneo de baloncesto, carrera atlética y ciclovía encontraba. De estatura similar a papá y con el pelo de mamá, siempre fue de los más altos en su clase. En la vitrina donde se acumulan las cosas importantes de la familia aún brillan los trofeos y medallas que obtuvo; por años, su bicicleta reposó en algún rincón sin ser usada porque todos la etiquetaron como herencia implícita para mi, hasta que a la primera oportunidad la vendimos por una cantidad irrisoria a un vigilante del edificio que comentó cómo buscaba un regalo para su hijo e hizo una oferta.

Uno de los pocos recuerdos lúcidos con mi hermano me lleva al primer día en el nuevo apartamento, cuando me llevó a jugar en el parque. Cargó mi triciclo rojo y esperó a que diera vueltas, explorando la nueva zona de juegos. Sin embargo, no recuerdo haberlo visto jamás en su bicicleta Mongoose azul, la que después encontré terriblemente pesada (comprobando que a la edad que…

Gaze

¿A ustedes les ha pasado que van a entrar a algún lugar y justo cuando van a cruzar por la puerta, alguien que les gusta viene en sentido contrario y logran evitar chocar por muy poco (o no logran evitarlo)? Quedan a una distancia cortísima, a veces murmurando alguna estupidez como para no quedarse en silencio mirándose.
Puede que incluso uno de los dos asiese los brazos del otro mientras trató de no chocar a pleno y se haya quedado ahí, sosteniéndole como si se fuera a caer en cualquier momento.

¿Les ha pasado?

A mi me pasó con A. mientras esperábamos la clase de todos los días; ella había estado sentada dentro del salón mientras yo esperaba afuera, escuchando música sentado en el piso, la espalda contra la pared. Ella decidió irse siguiendo la ley del cuarto mientras yo ya buscaba mi asiento al ver que el profesor venía subiendo las escaleras lentamente.
Esa parte de mi que a veces hace las cosas bien (y a veces muy mal) no dejó que ella se fuera sola. Tampoco le sugirió que se fuer…

Gift(ed)

No era la primera vez que lo hacía. Siempre he creído que regalar un libro es un acto de gran significado y siempre espero que quien recibe el regalo lo perciba de la misma forma.

Después de la última conversación con A. mientras esperábamos nuestra clase de todos los días, supuse (tal vez de forma errónea, nunca lo sabremos) que a esta mujer que le gustaba soñar o al menos imaginarse escenarios poco habituales, tal vez le gustaría leerlos e imaginarlos de nuevo. Claro, ya que le gustó tanto, ha de ser buena idea darle un regalo a cuentagotas. Un regalo ñoño a cuentagotas, como no. Libros, tal vez sean los libros del Señor de los Anillos, uno a la vez. Algo así.

Qué ñoño, ajá.

Igual, pocas cosas como un regalo inesperado en un momento inesperado. Qué más da. Básicamente sería una emboscada.

Esperaría a que A. saliese de su clase de Matemáticas en el edificio de Ingeniería. Sabía que estaría en un salón cercano a la entrada del edificio, así que me sentaría en algún lugar a mitad de ca…