mayo 15, 2019

Legs

Ahora mismo ya perdí la cuenta de los meses que llevo yendo al gimnasio. Han sido ya numerosas semanas en las que voy dos o tres veces a hacer diversas rutinas de ejercicios y puedo decir que ya echo de menos el ir cuando el cuerpo no me da.

La primera pregunta suele ser el motivo para comenzar a ir. La respuesta pasa por las cosas que ya hacía cada semana para mover un poco el cuerpo. Eso es, jugar fúþbol una o dos veces por semana, normalmente fútbol 5 (en equipos de cinco, seis o siete). Como ya lo hemos discutido anteriormente, aquellos contra los que juego suelen llevar ventaja en peso y estatura, por lo que cada golpe que me daban terminaba en una o dos semanas adolorido o cojo. Después de un rato de ver esta rutina, M. se ocupó de mis moretones y me animó a pensar en lo difícil que sería seguir jugando en el futuro si seguía así.

Porque ya no soy tan joven como antes, ya no es tan fácil sobreponerme a los golpes y las magulladuras.

El pensar en no poder jugar o en quedarme sin poder volverlo a hacer en unos pocos años me motivó a moverme más. A hacer algo al respecto. A fortalecer lo que pudiera para aguantar el embate del tiempo y de los hijueputas que me pegan.

Lo siguiente que preguntan es el motivo para seguir yendo. Esa es fácil: Voy con M. Ir solo me daría una pereza infinita y me daría espacio para echar globos y sentirme observado. Ir acompañado me distrae y hago mientras paso tiempo con alguien. Charlo las series. De paso, el entrenador de M. hace todo más fácil (¿o más difícil? no lo sé). Enseña, explica y acompaña las rutinas, así que siento que realmente estoy aprendiendo a hacer algo nuevo.
Aparte de eso, debo decir que me siento mejor y veo que estoy mejor. Efectivamente soy más fuerte y me va mucho mejor al jugar. Salvo algún pisotón en una uña, nada más ha pasado y esa es una gran señal, un gran cambio. Como efectos secundarios: estoy un poco más rápido, me recupero mejor durante y después de cada partido, le pego más duro al balón, ando más rápido en la bicicleta y me veo mejor.

Sí, parce. Creo firmemente que me veo mejor y es algo que no esperaba. Suena tonto pero es real; no pensé en el cambio de imagen que traería el ir a levantar cuatrocientos cincuenta libras con las patas.

*

Verme en el espejo y creer que me veo mejor me ha traído nuevas inquietudes a la cabeza. Pienso en los ejercicios de empoderamiento que vienen con el dejarse ver en una foto. Pero también pienso en lo mucho o poco que se necesita ese refuerzo externo y lo que dice del interno. Si para mí está bien, qué más da que me vean o no, podría decir. Y bueno, también está el que no dejo de pensar en que habría halagos y juicios (reproches, desaprobaciones) en igual medida si me dejo ver en una foto con menos ropa de lo acostumbrado. Igual, quisiera sentir que tengo ese poder de elegir dejarme ver y celebrar el sentirme mejor con mi imagen.

Parece que ya aprendí a sentirme cómodo entre los infinitos espejos de los gimnasios. El ver a los mismos en las mismas (en medio de las oleadas de gente que viene y va a medida que la culpa los empuja y la pereza los detiene) me tranquiliza porque ya sé que cada quien anda en su cuento. Una repetición a la vez, un minuto más a la vez.

En el fondo, creo firmemente que el autocuidado tiene mucho que ver con el arraigo. Tanto tiempo sintiéndome ajeno y en tránsito también me quitó la preocupación por el bienestar. Eso y los beneficios de un cuerpo amable que funciona bien. El mínimo bastaba para hacer todo, siempre.
Establecerme en un lugar, aceptarme en él y vivirlo junto a alguien me hace querer estar mejor por más tiempo. Prolongar la existencia tanto como sea posible con tal de seguirlo compartiendo. Nada de esto pasaría si no quisiera seguir caminando la vida junto a M. y, de paso, descubrir que se puede estar aún mejor.

abril 30, 2019

Abourtuit - 20190430

Últimamente me sabe un poco a mierda el encontrarme con los discursos que pregonan el que "con disciplina todo se puede". No, no es sólo cuestión de disciplina y dedicación. Siempre hay un componente de privilegio ahí metido, sin el que no se llega a ninguna parte.

*

La idea de los abortuits es de M. Si algo, ella tiene la culpa (y todo es gracias a ella).

abril 29, 2019

Abourtuit - 20190429

Pues nada, ya volvimos a los días en los que aparecía la gente con el corte franela o con el pipí en la boca. Todo muy accidental. Todo muy sin querer queriendo, no crean que perdimos el control de algo, ni más faltaba.

Los días de las amenazas, de la degradación pública y de los peores criminales representados o representándose a sí mismos en el Congreso.

Tal vez esos días nunca se han terminado. Muy seguramente debido a los de siempre que procuran mantener todo tal y como está. Las tierras en las mismas manos, el poder en las mismas cabezas.

*

Ya estoy planeando el siguiente tatuaje. A ver si encuentro quién convierta mi idea en un diseño chévere.

*

La Policía ya está llevándose patinetas eléctricas a los patios por invasión del espacio público. ¿En qué momento dejarán a alguien sin su silla de ruedas?

abril 23, 2019

Abourtuits - 20190423

¿Qué tan perezosos son los que escriben código y usan Stack Overflow en español? ¿Por qué creo que son más perezosos que los que usan SO en inglés?

Pues...


***

La única certeza que tengo al ir por la calle es que la Policía no trabaja por mi bienestar ni para protegerme de nada.

abril 17, 2019

Abourtuit - 20190417

Es bonito ver cómo Facebook, otrora servidor de juegos en Flash tan populares como la cocinita y la granja, va convirtiéndose poco a poco en un 9gag glorificado. Con opción para usar GIF animados como respuestas, con likes y corazones, con recordatorios para los momazos más buenos.

Ese es el destino que se merece. Estar lleno de información falsa.

abril 16, 2019

Fire

Es como muy normal que algo de 900 años se queme o se dañe. Que le pasen cosas. No dejo de creer que las personas logran lidiar con la historia de las cosas mientras no les toque vivirla. Mientras no les afecte el apego de turno y la costumbre.

Las cosas cambian, están y dejan de estar. Chicago y Londres fueron alguna vez una enorme hoguera y no dejaron de ser sólo porque les pasó algo que involucró fuego.

Fuego, el cambio permanente por excelencia.

En el fondo, el incendio en Notre Dame es una lección sobre los apegos inútiles y sobre cómo un montón de gente transforma cualquier hecho en algo sobre sí mismos. Como los noticieros colombianos, que buscan la forma de mostrar que hubo colombianos involucrados en cualquier cosa.

E igual, para eternas las montañas y las estrellas, pero no veo a nadie enviando sus oraciones cuando hay una supernova o cuando el temblor hace y deshace los cerros. Y si algo mostraban los 900 años de historia de ese templo es que los católicos son tercos; seguro la reharán.

Seguro la terminan de reconstruir antes que terminen en Colonia y Barcelona -risas pregrabadas-.

abril 09, 2019

Gonorreas

Ahora que no hay un conflicto como el que hubo en este país, las discusiones dejaron de tener máscaras y son ahora evidentes: los dueños del poder real, representado en tierras y en las pocas fábricas que hay, disputan los despojos con los desposeídos y los desplazados por las balas y las amenazas. Los primeros justifican el uso de la fuerza y la muerte con tal de conservar lo ganado.

Pero bueno, al menos tenemos ya un escenario menos opaco, menos diluido entre la niebla de las noticias, el miedo derivado de ellas y los programas de concurso que desconectan la indignación antes de dormir.

*

Microsoft publica oficialmente sus primeras versiones del nuevo navegador web basado en Chromium. Es decir, deja de hacer uno propio y reusa el que ya está construyendo Google (sí, sí, en el proyecto abierto. Igual es de ellos, parce).

Dicen en su sitio web
"Back in December, we announced our intention to adopt the Chromium open source project in the development of Microsoft Edge on the desktop to create better web compatibility for our customers, and less fragmentation of the web for all web developers. Now we're ready to show you what we've been working on, and invite you to come along on our journey." 
Esencialmente, es una declaración de abandono, donde aceptan que el negocio está es en que les compren servicios de Azure y licencias de Windows (que ahora se roba todos los datos y hace negocio con ellos como todos los demás).

Siguen pagando por haber detenido el desarrollo del entorno web unos diez años, por haber liquidado la competencia y por haberse quedado vendiendo Office de escritorio. Segundones en todo menos en el puto Office, que sigue fallando como siempre, sólo que ahora ya no se detiene inesperadamente sino que pierde todos los cambios y guarda el resultado en la nube para que no haya ya ni siquiera un archivo temporal a rescatar. Hijueputas.

abril 08, 2019

Abortuits - 20190408

Hay cosas que pasan por la cabeza y no dan para un post. Son como un tuit pero, como no hay twitter, no llegan a nacer.

* Debe ser más difícil hacer las pizzas por metro porque son líneas rectas y los pizzeros seguro la tienen más fácil girando las masas o amasándolas como esferas.

* Es muy curioso ver cómo la matanza ruandés se vende -exitosamente- como un conflicto étnico. La parte en la que los belgas dividieron el país entre pobres y menos-pobres se omite exitosamente para no hablar de cómo se puede construir un odio que antes no existía. Un caso más de Europa se caga en África. Una historia más que se vuelve "historias de pobres siendo violentos".

* Venezuela hoy ya va en el tercer segmento de las noticias del mediodía, en cortos de tres o cuatro minutos, muy por detrás de las noticias regionales. Seguro comenzará el ruido con la copa América para compensar la falta de emoción.

abril 04, 2019

Choice

Cada vez estoy más convencido de que la vejez es el camino a la pérdida de opciones. Perder la posibilidad de elegir sobre cada vez más y más cosas. Menos control, menos facultades, menos poder de decisión sobre lo voluntario e involuntario. Menos control sobre el irse del sitio en el que ya no se quiere estar, menos control sobre el lugar en el que sí se quiere estar.

Control. Elección. Libertad.

Los cumpleaños de los abuelos eran siempre, sin planearlo, una celebración de la libertad como parte esencial de la vida. Dejarles elegir qué hacer, dónde comer, cuándo salir, cuándo volver, dónde sentarnos, qué postre comer. Era un escape de la rutina que normalmente los limitaba y una suerte de regreso a un pasado más sonriente, con más picardía y alegría genuina. Ahí están los recuerdos de
los abuelos comiéndose el pescado que normalmente no probaban el resto del año, en el restaurante que normalmente les quedaba muy lejos, en un día en el que normalmente estaban con los nietos o tomando el sol en el parque junto a la casa. No importaba si no podían comerse todo o si era un poco más caro de lo que se compraba en el mercado; sólo importaba ser felices.

Este año, el cumpleaños de mi má fue una celebración de la libertad. De poder elegir de nuevo y de no estar limitados por las medicinas, por la rutina y por los malestares. Este año no hubo sorpresas ni decisiones mías; mamá eligió qué comer y dónde, si salir o no en la noche. Me limité a ser el facilitador de sus gustos -más que lo acostumbrado-.

Feliz día, má.

marzo 12, 2019

Pics

Picasa era un servicio novedoso que recién en estos días se está terminando de morir, al fin.

Picasa nació como una aplicación de escritorio que permitía editar fotos de forma intuitiva, cargándolas rápidamente en álbumes en línea para poderlas compartir. La interfaz se parecía un poco a la de Google Earth, si me preguntan. No era Photoshop ni pretendía serlo; era una opción más sencilla para quienes no sabían realmente cómo hacer que una foto se viese mejor.

Picasa fue una opción viable que ayudó a poblar miles de blogs y sitios web con contenido propio sin mucho esfuerzo. Alrededor de 2016, Google siguió con su rutina de acabar con las cosas que ya no le interesan o no le permiten generar ingresos por publicidad, acabando con Picasa (link pago) y redirigiendo todo a Google Photos en Google+.

Esta semana que comienza se supone que es una de las últimas para Google+. Todos los contenidos que estaban allí, incluyendo por supuesto las fotos, quedarán disponibles para sus dueños a través de alguna aplicación específica pero ya no servirán para publicar contenido. Es decir que miles de vínculos se romperán y de repente, llegaremos una que otra vez a enlaces rotos o páginas sin imagenes.

Pongamos como ejemplo este blog: no sé qué imágenes desaparecerán y ciertamente me da un poco de sopor el pensar en que debo ir a través de más de mil posts y ver qué fue lo que se perdió (porque ya una vez había pasado todo de un ftp en lycos.fr a google porque era más confiable).

La confiabilidad en tecnología definitivamente no depende del tamaño ni de la presencia en línea de alguien.