Hi

Boyacá es el lugar de mis ancestros. Soy un hijo del altiplano, de las montañas y los riachuelos ruidosos. Sé subir y bajar cuestas empinadas, saludo a las personas con las que me cruzo en cualquier calle y en cualquier vereda. Buenos díiiias. Saludo largo con una sonrisa. Siempre una sonrisa como si siempre estuviese en casa.

Y es que estoy en casa.

Quisiera una casita en Monguí. Una donde pueda llegar y ver la tarde o la lluvia. De donde pueda salir a Tota y sentarme en la playa.

Qué plácido es Boyacá.

Fears

¿Recuerdan el miedo a los que siguen defendiendo sus privilegios? Pues bien, en esas andan hace rato y no parece que quieran dejar de hacerlo.



Off-road

La tecnología, en su inmensa sabiduría, decidió que 14 kilómetros off-road entre Iza y Sogamoso eran un mejor camino.

Hice 14km de trocha con el Megane y fue esa sensación de "por aca no pasa nadie, si me descuido me pierdo pero es un sitio hermoso" la que me devolvió feliz a casa.

Catorce kilómetros de trocha cruzando un bosque con un sedán. Sedán envenenado y con llantas de alto rendimiento pero sedán a fin de cuentas.

Perderse por el bosque en la montaña es muy divertido.

Negotiate

Así como escribí ayer con optimismo por lo que significa que dejemos a un lado la guerra que siempre estuvo, no escondo mi preocupación por lo que no veo cómo se resolverá.

La negociación en La Habana siempre ha sido entre las FARC y una parte de las élites. Una cesión en los privilegios de éstas para que aquellos puedan hacer parte de la sociedad y revindicar sus intereses. Lo que no veo es cómo la otra parte de los privilegiados, los que se rehúsan a ceder y a compartir, los que no planean compartir, van a afrontar la realidad del fin de la guerra.

Algunos de ellos financiaron el paramilitarismo. Muchos de ellos cuando menos lo apoyaron porque protegía sus intereses. Ya hacen lo suyo para enfrentarse a los procesos de devolución de tierras ya que en muchos casos, la guerra les benefició cuando el desplazamiento masivo les dejó terrenos abandonados que podían hacer suyos sobornando notarios o pagando cifras nimias. Los vemos demandando a otros por traición a la patria y rechazando todo lo que implique ceder en los privilegios.

Me da miedo que esas élites comiencen a pagar otra vez para matar a quienes vuelven de la guerra. Porque ya lo hicieron una vez. Ya comenzaron a alimentar el odio a la diferencia y vaya uno a saber si no terminan pagando a otros pobres para que maten a los que acaban de renunciar a la guerra.

Ojalá el fin de la guerra no se vuelva en otros un motivo para seguir matando gente.

Cease

Será muy extraño ir por ahí y no pensar en la guerra. No ver los camiones conspícuos, llenos de soldados, saliendo de Bogotá en la madrugada. No ver pueblos sin luz, sin transporte o sin derecho a vivir después de las seis de la tarde.

Va a ser extraño pensar en todos esos pueblos cuyos nombres nos aprendimos porque la guerra los trajo a la mesa del comedor, esa donde veíamos las noticias de cada día mientras cenábamos.

Qué será de las conversaciones en las que las personas decían por cuál carretera era seguro o no ir. Porque ir por carretera a Neiva o Florencia sólo era para el que ya sabía cómo hacerlo. Qué será de los chirretes nacionales y extranjeros que aplaudían la lucha guerrillera, que vendían camisetas y enviaban donaciones a una guerra de la que nada sabían. Qué será de los comerciantes de armas que abastecían este mercado -y de las armas que aquí iban a dar-.

Ya hay una o dos generaciones completas que no temen ver un carro estacionado frente a un banco. Ahora habrá generaciones que crezcan sin pensar en la guerra. La gran guerra que siempre estuvo ahí.

Treffen

Qué emocionante es quedar con alguien con quien uno no tiene cómo comunicarse. Ir, llegar y ver si está o ya se fue, buscarle hasta que nos encontremos. O desistir y volver a casa a llamar y ver que pasó, aguantarse el regaño o regañar al que no llegó.

Qué emocionante es la incertidumbre.

Zombie

Mi teléfono decidió que un factory reset sería más divertido si volvía al estado en el que ni siquiera tenía sistema operativo. Libre de pecado original. Quedó completamente limpio, es un glorioso pisapapeles que representa la cúspide del desarrollo tecnológico. También podríamos decir que es la experiencia estándar del usuario de Linux cuando algún paquete falla miserablemente (flamewar calling). La solución es reinstalad Android, algo que los proveedores prefieren que uno no haga, por lo que los teléfonos vienen convenientemente bloqueados y sin acceso a las funciones básicas del sistema. Motorola envía los códigos de desbloqueo por email una vez uno acepta que ya no habrá garantía de ningún tipo. Cuando termine les cuento cómo quedó el teléfono.

Para equilibrar las cosas, mi PC de escritorio con Windows 10 siguió mostrando BSOD relacionadas con problemas de paginación (page_fault) o de validación de la memoria usada por los controladores de dispositivos. Pensé que con instalar de cero iba a quedar resuelto todo pero, PERO, el instalador de Windows 10 también me mostró un BSOD de paginación. Sospecho de la tarjeta de video y ahora mismo estoy probando con una vieja pantalla y lo que bote de imagen el chipset. Al menos ya instaló sin errores.

Ah, por cierto. El manejador de particiones en ese instalador no agrupa los cambios: los va haciendo a medida que uno da instrucciones y no confirma ningún cambio antes de hacerlo. Es muy fácil dejar un disco inservible.

Change (in the house of flies)

I look at the cross
Then I look away
Give you the gun
Blow me away
I've watched a change
In you
It's like you never
Had wings
Now you feel
So alive
I've watched you change.
Now you feel alive
You feel alive
I've watched you change
It's like you never...



Yeah, you.


Venue

Cuando el fútbol latinoamericano deja ver violencia en las tribunas o hace parte de la excusa cuando hay violencia en las calles, las personas tratan de resolverlo como si fuese un problema en el fútbol. De la misma forma que antes se ha intentado resolver como si fuese un problema en la religión (una cualquiera, una de tantas), en el arte.

Ahora que en la Eurocopa se dan cita nazis rusos entrenados en las estepas, turcos con machetes, ultras franceses y borrachos ingleses, los comentarios de las autoridades competentes van de la homofobia a la desidia, pasando por el orgullo (link). Es un problema de Francia, de la seguridad, de la Eurocopa, de lo poco hombres que son los franceses, de los otros que se dejan dar, de los otros que son menos verracos que aquellos. Es el fútbol como chivo expiatorio de todos los problemas que aquejan a diferentes rincones de esa Europa que se rehusa a verse con todos sus problemas sociales de la misma forma que se ha impuesto horrores económicos sin ambages.

Ya pasaron suficientes años para que la comodidad le permita a una generación ignorar la guerra a la que sus padres todavía veían con temor y respeto. El nacionalismo es otra vez una bandera válida para los idiotas con necesidad de demostrar su valía y su no-ser como los otros.

Ashes

I may have built something that resembles a life worth living. Out of rubbish, ashes and fears. Out of unconformity, desire and ambition.

Also, for better or worse, I don't know when to quit. I really don't.

G-nope

Gnome no logra dejar de ser un asco desde que decidió crear la versión 3 y botar a la basura cualquier idea de usabilidad. Veo que todo si...