agosto 17, 2012

Ranthought - 20120817

Lo que le produce desesperanza y desánimo a muchos no es el gustarle (o no) a alguien -sin más- sino el ser correspondidos cuando alguien les gusta lo suficiente.

No hay comentarios.: