mayo 30, 2008

Disciple




uy eso si es odio del bonito... eso es más allá de un sentimiento... es un camino de vida, creo yo... es como el estado Zen del odio (sic)

Der Führer des Alfabravo, 30. Mai 2008

mayo 26, 2008

Mercenary


¿Qué tan importante es para cada uno de nosotros recordar aquello que nos ha ayudado a tomar decisiones en algún momento de la vida?
Si decidimos, a partir de un momento cualquiera, asumir que nuestro proceso de construcción es correcto y la información con la que contábamos era suficiente (información puede ser cualquier cosa, desde lo que sentíamos hasta una receta de cocina), y a partir de ahí, navegar con una premisa más a bordo, sin cuestionarle más; no resultaría complejo en extremo reconstruir el proceso mismo de decisión cuando encontremos algo nuevo en la vida y pensemos en lo bueno o malo que sería cambiar la forma en la que hacemos algo?

Normalmente, un sistema de aquellos que la literatura llama autopoiéticos, responde a los estímulos externos de acuerdo a lo que su estructura y su patrón (de comportamiento, el que lo hace ser lo que es) le dictan. Construye respuestas a estímulos nuevos a medida que su estructura se modifica mientras entra en contacto con el estímulo... la memoria del sistema está entonces en la estructura. Ahora bien, nuestras decisiones muchas veces no parten de interacciones físicas, ni siquiera de interacciones con otras personas, sino de nuestros propios procesos internos. Nos modificamos a nosotros mismos. ¿A partir de qué elementos llegamos a concluir que necesitamos modificarnos?

Y bien, ¿cuál es el papel de la memoria en nuestra vida? Si es importante, sería de utilidad conservarle de la mejor manera posible. ¡Alguna utilidad debe tener, después de todo! Si la utilizo para revaluar aquello que me sirve de guía a diario, para ahorrarme el trabajo de recorrer todo el camino de pensamiento desde las ideas simples hasta los juicios de valor; si vivo tal y como vive la ciencia, que se ahorra veinte siglos de camino educando en unos años a sus pupilos para que continúen construyendole... si lo que he decidido está en mi como siempre ha estado desde que incorporé cada juicio a mi vida, para qué recordar?

En lo personal, considero que cada interacción con el mundo siempre dará nuevos elementos de juicio para revaluarnos, mejorarnos y reconstruirnos. Sí, la memoria está siempre en nosotros y con nosotros, al menos la parte operativa. Si nos falla la parte racional del asunto, usualmente estará el final del sendero indicando a quien lo desee que siempre se puede ir más allá. En esencia, todo aquello que se llegue a recordar sólo es una ayuda adicional que nosotros mismos enviamos hacia el futuro cuando convertimos un elemento en algo memorable. Un mensaje en la botella, deseándonos suerte y empujándonos a ser mejores. No es indispensable para quien procura ser una persona feliz, pero con seguridad le ayudará en su empresa.
Así queden muchas preguntas por responder, como sucede con este post, pues no creo tener la respuesta a ellas más allá de simples principios operativos que me ayudan a seguir más allá de la duda gobernante.

You'd better forget [me], 'cause I won't do so

Bis bald!!!

mayo 19, 2008

A fist of thoughts


Haciendo eco a dos weblogs que comentan la situación actual de la Universidad Nacional de Colombia y los conflictos que en su interior se presentan actualmente, puedo comentar que:

  1. La petición en línea que está a disposición de todos los estudiantes para firmar contra el bloque indiscriminado, aunque resulte significativa, no debe ser el único lugar en el que aquellos que estemos en contra de la radicalización. Precísamente ese ha sido el problema, el estar siempre detrás de una página web o de un libro, ignorando con miedo y desazón a quienes pretenden imponer su 'agenda', si es que puede llamarse así. Es enfrentando esa postura radical (y finalmente inocua ante los problemas reales) a través de la construcción colectiva y la discusión propia de la academia -más que solo positiva, respetuosa de la diferencia-. No se trata de decir que los buenos seamos más, como suelen hacer muchos; simplemente los que queremos hacer las cosas de otra forma somos más y sobre todo, merecemos respeto.
  2. Hoy lunes 19, en poco más de una hora (8 am), habrá una marcha que parte de la entrada de la calle 26. No sólo la marcha requiere de la asistencia de todos. Más que eso, el día de hoy debe estar lleno de lo que debe representar a la Universidad: la construcción de conocimiento, la discusión libre de ideas, el rechazo al uso indiscriminado de la violencia y a la imposición de ideas.
  3. Todos temen el resultado de las decisiones que la rectoría pueda tomar. Sobre todo después del comunicado expedido el día viernes. A mi me preocupa más que este espacio del que tanto aprendí, no esté disponible para otros en el futuro cercano; que la deconstrucción progresiva termine convirtiendo este espacio, representación plena de la universalidad del conocimiento, en un proyecto de unos cuantos para implementar políticas ajenas cual injerto, pretendiendo emular intereses ajenos. Ese es el papel de nosotros, los que hacemos parte de la comunidad académica el día de hoy: preservar y construir aquello que deseamos que otros reciban y continúen mejorando. Hay que construir en conjunto, en rechazo abierto a quienes inundan la Universidad con anacronismos desde las dos orillas del río.
  4. Resulta cuando menos alentador ver que los departamentos de Física, Matemáticas y Estadística lograron lo que muchos otros ni pensaban: sentar una posición explícita de rechazo al uso indiscriminado de medidas esencialmente violentas. Sólo el colectivo, pacífico como lo es, puede excluir esas minorías de forma efectiva. En Ingeniería somos más de seis mil estudiantes, así que emular esto no debería ser difícil... bueno, si salimos desde detrás de las páginas web y los libros, tal vez. Yo voy a la Universidad hoy, ¿y usted?
  5. Después de todo, aún hay esperanza. Hace falta algo de imaginación.

mayo 15, 2008

mayo 06, 2008

Dirt




¿Es EL mugre o LA mugre? Buscando uno encuentra que es caprichosa, voluble, suave al tacto, sensible, curiosa, escurridiza y se le facilita estar en muchos lugares a la vez.
Sí, definitivamente la experiencia nos dice que es la mugre.

Hace poco más de un año estábamos en el año del desarraigo. La sensación de destierro ha pasado, las pérdidas ya han tenido su duelo, y las enseñanzas, aunque no paran de llegar, se presentan de forma diferente, con mayor sutileza. Esa demanda de atención y cuidado requiere de mejores soportes, de una mayor fortaleza. Este debe ser el año del nómada, el año del retorno a mi mismo, a mi mundo, mi nuevo mundo. Porque todo aquel que es nómada siempre tiene como objetivo el regresar.


Del amigo

«Uno siempre a mi alrededor es demasiado» – así piensa el eremita. «Siempre uno por uno - ¡da a la larga dos!»

Yo y mí están siempre dialogando con demasiada vehemencia: ¿cómo soportarlo si no hubiese un amigo?

Para el eremita el amigo es siempre el tercero: el tercero es el corcho que impide que el diálogo de los dos se hunda en la profundidad.

Ay, existen demasiadas profundidades para todos los eremitas. Por ello desean ardientemente un amigo y su altura.

Nuestra fe en otros delata lo que nosotros quisiéramos creer de nosotros mismos. Nuestro anhelo de un amigo es nuestro delator.

Y a menudo no se quiere, con el amor, más que saltar por encima de la envidia. Y a menudo atacamos y nos creamos un enemigo para ocultar que somos vulnerables.

«¡Sé al menos mi enemigo!» – así habla el verdadero respeto, que no se atreve a solicitar amistad.

Si se quiere tener un amigo hay que querer también hacer la guerra por él: y para hacer la guerra hay que poder ser enemigo.

En el propio amigo debemos honrar incluso al enemigo. ¿Puedes tú acercarte mucho a tu amigo sin pasarte a su bando?

En el propio amigo debemos tener nuestro mejor enemigo. Con tu corazón debes estarle máximamente cercano cuando le opones resistencia.

¿No quieres llevar vestido alguno delante de tu amigo? ¿Debe ser un honor para tu amigo el que te ofrezcas a él tal como eres? ¡Pero él te mandará al diablo por esto!

El que no se recata provoca indignación: ¡tanta razón tenéis para temer la desnudez! ¡Sí, si fueséis dioses, entonces os sería lícito avergonzaros de vuestros vestidos!

Nunca te adornarás bastante bien para tu amigo: pues debes ser para él una flecha y un anhelo hacia el superhombre.

¿Has visto ya dormir a tu amigo – para conocer cuál es su aspecto? ¿Pues qué es, por lo demás, el rostro de tu amigo? Es tu propio rostro, en un espejo grosero e imperfecto.

¿Has visto ya dormir a tu amigo? ¿No te horrorizaste de que tu amigo tuviese tal aspecto? Oh, amigo mío, el hombre es algo que tiene que ser superado.

En el adivinar y en el permanecer callado debe ser maestro el amigo: tú no tienes que querer ver todo. Tu sueño debe descubrirte lo que tu amigo hace en la vigilia.

Un adivinar sea tu compasión: para que sepas primero si tu amigo quiere compasión. Tal vez él ame en ti los ojos firmes y la mirada de la eternidad.

Ocúltese bajo una dura cáscara la compasión por el amigo, debes dejarte un diente en ésta. Así tendrá la delicadeza y la dulzura que le corresponden.

¿Eres tú aire puro, y soledad, y pan, y medicina para tu amigo? Más de uno no puede librarse a sí mismo de sus propias cadenas y es, sin embargo, un redentor para el amigo.

¿Eres un esclavo? Entonces no puedes ser amigo. ¿Eres un tirano? Entonces no puedes tener amigos.

Durante demasiado tiempo se ha ocultado en la mujer un esclavo y un tirano. Por ello la mujer no es todavía capaz de amistad: sólo conoce el amor.

En el amor de la mujer hay injusticia y ceguera frente a todo lo que ella no ama. Y hasta en el amor sapiente de la mujer continúa habiendo agresión inesperada y rayo y noche al lado de la luz.

La mujer no es todavía capaz de amistad: gatas continúan siendo siempre las mujeres, y pájaros. O, en el mejor de los casos, vacas.

La mujer no, es todavía capaz de amistad. Pero decidme, varones, ¿quién de vosotros es capaz de amistad?

¡Cuánta pobreza, varones, y cuánta avaricia hay en vuestra alma! Lo que vosotros dais al amigo, eso quiero darlo yo hasta a mi enemigo, y no por eso me habré vuelto más pobre.

Existe la camaradería: ¡ojalá exista la amistad!

Así habló Zaratustra.


mayo 01, 2008

Stolen

Primero, madMilo crea una aplicación en Facebook llamada Social Radar, lo mejora tanto como es posible, muchos lo usamos, funciona como se espera (y mejor)... y el autor lo abandona por falta de interés (FB restringe, podría ser mejor pero no dejan, etc) y FB mismo añade esa funcionalidad unas semanas después con el nombre de People you may know.

Ahora, veo que existe http://myminicity.com/, y para mi esa vaina es pacífica, sólo que con un toque narcicista que permite hacer la relación muchos amigos en la Internet = ciudad grande.

La cultura de "el que se hace famoso es el que vende mejor las ideas de los demás" parece reinar aún, como una sombra proyectada tras una puerta. Qué bueno es no ser famoso ni pretender serlo.