mayo 31, 2016

Red

Me gustó el post de Javier sobre la forma de entender y pretender resolver un problema social en Bogotá. Deja ver cómo a todos se les exige cumplir con los deberes como individuo en una comunidad incluso si sus derechos son ignorados.

Sé que ya había escrito acá sobre lo inútil que me parece esa exigencia solapada que se dirige a los excluidos para justificar el apoyo de los votantes (que suelen ser los que tienen privilegios suficientes para exigir que se trate a otros como ciudadanos de tercera) y de la sociedad civil (los ciudadanos de primera). No encontré el texto así que sólo queda repetirlo.

La política como entretenimiento pasó de ser una idea de Capusotto a ser un show elaborado, hecho para verse bajo la luz de reflectores y del flash mientras las negociaciones reales se siguen haciendo, como siempre, entre los mismos cuatro o cinco con poder real. Por ahora, la presunción de delincuencia que se endilga a los drogadictos guía el quehacer de quienes usan el presupuesto colectivo, reforzando la marginación y empujando a las víctimas a espacios cada vez más reducidos.

mayo 25, 2016

Heno

¿No les parece curioso que a la fiebre del heno le digan así? A veces creía que era como la fiebre del oro. Otras veces pensaba que era algún afrodisíaco. Resulta que es rinitis alérgica común y corriente. 

Tampoco me hace mucha gracia ver que, aunque el trópico es mucho más biodiverso, la flora en regiones más septentrionales es mucho más escandalosa y se reproduce en una gran masturbación colectiva que deja carros cubiertos con una capa de polvo amarillento y aceras enterradas bajo ovillos de hebras blancas como el algodón.

Estamos en pie de lucha contra el polen, compañeros. 

Cobra

Siempre me ha parecido curioso el formato de Alert für Cobra 11. Destrucción de vehículos y persecuciones en cuanto aparato con ruedas haya.
Además, uno de los protagonistas es turco. Es la serie alemana más espectacular que he visto.

mayo 23, 2016

Duality

Siempre es curioso encontrar personas que encierran condiciones o ideas disímiles.

En la fila de inmigración me hallé justo tras un grupo de jóvenes adultos, todos ellos muy bellos y producidos. Dialogaban jocosamente con otra pasajera que iba sola, al tiempo que se quejaban de lo difícil que estaba alcanzar su conexión. Vaya y le pregunta si nos puede dejar pasar por allá (señalando la fila para pasaportes comunitarios), le dijo un muchacho a una muchacha del grupo. Ella, diligente, fue a preguntar y volvió con una respuesta negativa. Se reían y decían que los deberían ayudar porque ellos tenían una conexión. Cómo era posible que no los ayudase nadie. A ellos.
La pasajera solitaria les ofrecía su lugar en la fila (gesto noble pero poco útil) mientras les decía que Ese era el resultado de haber quitado las visas. No imagino entonces lo que diría si viese la fila de inmigración en Dulles o Charles de Gaulle. Ojalá después de la llegada de un A380.
Poco antes de dividirnos en filas para cada oficial disponible, un policía dio paso preferencial a una mujer que iba con su bebé en brazos, momento en el que una de las jóvenes adultas trató de usar su charm para que ese policía les dejara pasar también. La respuesta fue un Lo lamento mucho, debe esperar usted su turno, seguido de anuncios en varios idiomas. Sus compañeros sólo atinaron a reír mientras recordaban que no tenían ni un solo adaptador para los tomacorrientes europeos ("toca añadir eso a la lista para la próxima vez").

A la larga, todo está en los propios prejuicios y cada quien puede ser tan idiota como lo considere conveniente.

Sniff

Siempre será extraño que se dediquen recursos y personas a revisar que lo que se lleva en una maleta esté entre las cosas "permitidas". Qué haya máquinas, animales y personas dedicando sus días a comprobar que la harina y los dulces no sean realmente alguna otra cosa. Que se busquen drogas y comida, que haya algo que buscar y no tenga que ver con la seguridad del vuelo mismo.

El oficial que revisó mi maleta en la inspección aleatoria olfateó cada paquete y, cuando llegó a las latas de lecherita, apenas atinó a decir Tengo que abrir una. Le respondí que no había lío, que era su trabajo. Una vez comprobó su contenido legal, me dijo que bien podía tomarme eso para no perderlo, a lo que dije que era mi hermana quien gustaba de esa cosa y no yo. Apenado, se sentó y ofreció disculpas. La lata abierta quedó en la mesa; el lanudo perro que olfateaba todo tampoco se veía interesado en ella.

Wolf

Mientras volaba sobre la cordillera vi un lobo enorme corriendo entre las cimas, apenas por encima de las nubes. Una masa de pelo negruzco, brillante, que saltaba sobre los riscos y corría por los filos. Seguro era muy rápido porque tardamos varios segundos en perderlo de vista; debe ser por eso que nadie ha reportado su existencia.

mayo 18, 2016

Trinity

Un grupo de westerns que no había explorado casi es el que tiene a Bud Spencer y Terrence Hill como protagonistas. Esa pareja que muchos conocimos en comedias extrañas con temas variopintos (¿alguien recuerda el Súper policía en Miami?), que aún vive y siguen siendo grandes amigos.

Dice por ahí que Spencer fue nadador profesional antes de ser actor, lo cual tiene sentido si uno ve el metro noventa de altura que tiene; no tanto si uno lo ve con su panza en crecimiento a través de los años y las películas. También puede leer uno que Hill es de ascendencia italiana y alemana, que mide metro ochenta e igual se ve chaparro junto al voluminoso Spencer.

Los vi en Dio perdona... Io no! (1967), una película con una historia estándar de trenes robados, oro, engaño y duelos a muerte. Es una gran pareja donde cada uno ofrece un personaje complementario e igual cada uno es interesante por su cuenta. Hill bien pudo haber sido un tremendo villano, sólo necesitaba dejar a un lado los chistes y los comentarios burlones para lograrlo. Decidió ser un bandolero pícaro con honor y supongo que eso definió el resto de su carrera como actor. Spencer parece ser el Weissmuller del lejano oeste, capaz de proezas sin igual y con fuerza suficiente para dormir gente con una sola bofetada.

*

El otro día vi The man with the golden arm (1955) y todavía no sé qué pensar. Las tomas son buenísimas (hasta mueven cosas durante la toma para que la cámara pueda seguir al sujeto), la historia es un novelón venezolano, la actuación de Sinatra bien puede resultar exagerada o realista para quien la ve. Mención especial para la música que, bien pensada, siempre dice lo que pasa y lo que va a pasar; es del estilo de la época.

mayo 17, 2016

Turtle

Después de la depresión soy más lento para hacer mi trabajo. Siento que tengo más ideas y conceptos en la cabeza pero me tomo más tiempo para resolver un problema. Me viene a la mente la imagen de una moto vieja arrancando lentamente hasta que tiene impulso suficiente.

Soy una tortuga y no sé si soy la tortuga en la paradoja de Zenón o la tortuga que le gana a la liebre. Tal vez sea la tortuga en Buscando a Nemo.

Soy la tortuga.

mayo 16, 2016

Driving Miss Daisy

El viernes iba en el bus de regreso a casa. Una de las rutas que va por la carrera once hacia el sur. Yo vi que iban dos buses de la misma ruta juntos y logré subirme al que iba por delante, que eventualmente rotaban y el más vacío pasaba a ir unos metros detrás.

Al llegar a Andino, varias personas subieron y bajaron del bus. Avanzó luego unos veinte metros y paró para esperar el cambio del semáforo. Ahí fue cuando una señora en sus sesentas se paró junto a la puerta de entrada y le decía a viva voz al conductor que El bus va vacío y usted no me deja subir. El conductor, calmado y amable, le dijo que detrás estaba el otro bus, que seguramente estaba más desocupado y que ese sí estaba junto al paradero y podía abrir la puerta.

Todos sabíamos que eso era cierto pero la señora sólo quería subirse al bus. Era uno más de esos casos en los que la persona sólo quiere gritar, quejarse, y no atiende razones ni argumentos. La señora se fue caminando hacia el paradero dejando oír un hijueputa malparido ante el que todos en el bus se reían sorprendidos.

Ahora resulta que los ancianos son seres afables que no dicen una mala palabra jamás. Súmenle que nadie junto a la señora evita que traten mal al conductor.

mayo 15, 2016

Ranthought - 20160515

Celebro St. Totteringham's day con vino tinto y pan árabe. Soy un poco feliz.

*

Presenté una prueba técnica y no me rindió tanto como hubiese querido. Eran cuatro problemas y avancé dos y medio (digo y medio porque planteé el algoritmo de un tercero incluyendo la descripción de las estructuras que usaría). Fue interesante usar hackerrank y pude ver que es una interfaz simple y efectiva, tanto para quienes crean pruebas como para quienes las intentamos resolver. Describen además dónde corren las cosas y cómo. Lo que me parece discutible es el Code of Honor que hacen aceptar al iniciar una prueba, en el que uno se compromete a no buscar nada ni usar nada aparte de un IDE y la documentación del lenguaje elegido. Me parece interesante la idea al practicar para alguna certificación pero sostengo que no se es eficiente reinventando ruedas; todo está en el análisis sobre la posible utilidad que pueda tener un fragmento de código o una librería.

Además, ¿hace cuánto que uno no usa, digamos, una instancia de Scanner para recibir un dato? Porque acá esa es la única forma de enviar y recibir datos, STDIN y STDOUT.

Sobre la revisión personal al terminar el ejercicio, creo que mi problema siempre está en que me quedo revisando los casos de prueba y no avanzo rápidamente. Mi falla suele estar en que me quedo analizando los posibles escenarios del problema. No sé siquiera si eso es realmente una falla mía y supongo que a los potenciales empleadores que revisan estas pruebas tampoco les importa. Supongo que fallé otra vez.

Será aprovechar el usuario nuevo en esa página y hacer ejercicios hasta que me salgan las soluciones "estándar" como escribiéndole cartas a la novia.

Wannabe




 Want to be alone, Want to be with you. Same search, different results.

The truth is out there.

mayo 13, 2016

My year


Who is Chris?
Who is Eleanor?
How to live biblically?
How to run dangerously? Would that be along tigers or mad dogs?

mayo 12, 2016

Nod

You can actually see how everyone nodded, moved their heads sideways, like helping Danny on heading that ball.



I really thought it was the defining moment, the turning point.



I'm still heartbroken, I guess.

Ranthought - 20160512

No dejo de pensar que si publico más de un post por día, ustedes van a ignorar alguno. El que haya publicado primero, seguramente. Siquiera Blogger permite programar la publicación de los posts y lo dejo para las 6 a.m. del siguiente día que no tenga posts. Alguna manía debía tener, supongo.

*

El primer rayón que le meto al carro ever. Fue en la situación más idiota: vía de una calzada y dos carriles, mi carril lleno de furgones estacionados, avanzo y me meto en un espacio entre furgones para que pase alguien por su carril, ese alguien es un idiota que no entiende que tiene prelación en el paso y se queda quieto en la esquina, de pura frustración avanzo de nuevo y mido mal la salida, golpeando un costado con la punta del furgón que estaba estacionado delante.
Una tenue línea que se hace un golpe fuerte junto a la rueda trasera derecha.

Creo que sé hacer cosas pero eso no quita que me equivoque a cada rato. Esta vez, en algo que normalmente hago muy bien. Un poquito menos de seguridad ontológica en los ahorros.

**

Qué difícil es meter maletas de viaje en el bus K86 que va al aeropuerto. ¿No debería ser más fácil cargar maletas en el bus que va al aeropuerto?

***

Comencé a leer sobre el periodista de BBC que quiso ir a decir en Pyongyang lo que muchos ya han dicho y fue expulsado por ello. Terminé viendo un video de esos que la élite blanca seguidora de Fox News aplaude y ensalza. Nada raro que Trump lo cite en algún discurso como fuente de información.


mayo 11, 2016

23

Hombre, el 23 en llamas y esta gente se puso fue a escribir una canción. Como los de Deep Purple, que seguro andaban en una traba contundente y se les ocurrió escribir una canción sobre un teatro en llamas y el humo que emanaba, lentamente, sobre el lago junto al que estaba.

Dijo nadie, nunca, mientras azota baldosa o hace el riff más conocido del mundo mundial. Porque de cualquier cosa hacemos música y eso lo hace todo más divertido.

mayo 10, 2016

Luigi

Hoy fue el día en el que la válvula que controla el paso del agua por el calentador a gas, decidió fallar. Era una valvula de bola, muy común en las instalaciones hidráulicas de los hogares acá en el trópico (no sé cómo será en otros lugares con otras condiciones de temperatura y humedad). Es la que normalmente encuentran en el tubo de entrada de agua a los calentadores de paso, con su larga y delgada manija roja (o con la pequeña perilla amarilla).

No fue una falla catastrófica ni una inundación súbita. La manija que abre o cierra el paso del agua se aflojó, supongo que por desgaste debido a la corrosión, y esa pequeña esfera que habita entre la valvula giró en un eje diferente, empujando la manija hacia afuera y dejando una pequeña fuga de agua.

Se ve cómo la manija tiene un par de empaques y una saliente en la punta que encaja en una muesca de la esfera perforada.


La solución es reemplazar la valvula completa. Debido al tamaño relativamente pequeño de la válvula, su costo no es muy alto (va de COP 11.000 a 17.000 dependiendo de la marca -y la calidad-). De paso, se puede revisar que el acople (la manguera blanca que va de la válvula a la toma del calentador) y las otras piezas (reductores de diámetro y/o de presión de agua, arandelas y empaques) esten en buen estado, no presenten fisuras y encajen correctamente aun sin tener cinta de teflón entre ellas.



Una vez se ha revisado todo, se pone cinta de teflón (un rollo cuesta COP 2000) para sellar las roscas con las que se unen todos los componentes y se sigue apretando hasta que no alcanzan las malas palabras para hacerlo seguir girando.



Normalmente, todas las roscas se cierran girando en sentido opuesto a las manecillas del reloj (creo que a eso lo llaman alfa negativo pero no lo recuerdo bien).



Listo, agua caliente para todos.


Adenda: Hoy aprendí qué es el pulso de Zhukowski.

mayo 09, 2016

On focus

Este artículo habla de los problemas de diversidad en la reportería gráfica. Lo mucho que nos hablan fotógrafos blancos, europeos y norteamericanos. Lo poco que nos hablan las mujeres y todos aquellos que van de un lado al otro de la línea de pobreza. De cómo todos andan pensando que ese problema lo resolverán otros o de cómo no es un problema, finalmente.

Me gustó encontrar en alguna parte a alguien diciendo que "Photography is less and less about technical skills or craft work, and more about personal vision". La fotografía como oficio es un discurso, una visión personal del mundo, con el sesgo que sólo la propia historia puede dar. No hay lente que cambie aquello que resaltamos del fondo y volvemos protagonista de una toma.

mayo 06, 2016

Ranthought - 20150506

Después de un proceso largo para construir una nueva rutina, al fin llegó la hora de volver a editar fotos y ver (más) películas. Hoy me dijeron vago por tener tantas películas en la cabeza.

También llegó la hora de jugar de nuevo, de ir recuperando velocidad y fuerza; la autoridad nunca se ha ido. Hoy me pegaron al final un par de golpes que sólo cuando llegué a casa asocié con un baile atroz que le metí a algún infeliz del equipo rival.

La persona que "enseña inglés" en el trabajo y con la que simplemente converso un par de veces a la semana, me preguntó cómo me siento respecto del cierre de la liga inglesa. Terminamos hablando de Any given sunday porque siempre habrá otro domingo, uno en el que sí logremos avanzar esa pulgada que hizo falta el domingo anterior. Let's call it a day, let's call it a season.

Mi viejo portátil finalmente comienza a mostrar lentitud en varias tareas. Cuando se haga lento para ver porno será hora de jubilarlo.

Usaremos aviones. Pronto.

mayo 05, 2016

Orange

Viendo la proliferación de puestos que venden jugo de naranja, no dejo de pensar que ese segmento de mercado también está organizado y que las ganancias van a unos pocos como en todo lo demás. Ver los puestos atendidos por una persona humilde, parada junto a un bulto de naranja, no deja de parecerse a la estampa de quienes van con un canasto lleno de maní y platanitos de bus en bus por las troncales.

Hasta el desorden está organizado, acaparado y reducido a migajas en este lugar.

*

Hoy me volvieron a llamar para confirmar el envío de extractos bancarios por parte de la empresa Soluciones Inteligentes (o algo así). Todo lo que solicitaban para confirmar la titularidad sobre mi cuenta bancaria (de un banco que no mencionaron nunca pero que en algún caso seguro mencionarán) y enviar así los documentos de mi cuenta VIP (que no existe y tampoco recibo ya extractos en papel hace años) era la fecha de vencimiento de mi tarjeta de crédito.

A lo cual respondí enviándolos a comerse un accidente geográfico compuesto de falos. Luego escribí al banco para que lo reporten por el canal que tengan a la mano. Y luego fui al CAI virtual para reportar ese número telefónico como fuente de estafas. Abajo a la derecha está el acceso a un chat para comunicarse rápidamente.

Ya saben. No den por teléfono ningún dato que el banco ya deba saber de ustedes. Es muy simple.

*

Uno no olvida a las personas que quiso.

mayo 04, 2016

Guilt (or the lack thereof)

Last night I went to the old football stadium in my hometown. The place where I had the first football memories attending a match with dad, sometimes even with the whole family.

I keep the oldest memories fresh by recalling them now and then. Sitting in a ruana somewhere in the south curve on a wednesday night. Singing the anthems on a sunday afternoon and having my cap pulled out by some stranger who taught me that the custom is to get it off. Watching thrilling games on a downpour. Hearing the chants and the deafening roar from thousands, some of them jumping and making the whole place rumble and bounce.

This time the entrance was not through some narrow gates with lanes that fitted more those on cattle facilities; here the tickets are validated in electronic gates and the line runs along a rather moderate ramp that leads directly to the vomotorium and the gates to the seats. The people can drink beer (cheap beer) and the food is more elaborated. Also, there's no programme printed in some thin newspaper (something I miss; it had the current table and fixture for the matchday alongside some team news) and the speakers all over the place sound notably better.

The tickets are way more expensive than before and it can be noted in the people who can afford them. The show itself lack some dynamism, that old spark that perhaps laid in the eye of the beholder; the players look quite slow and less dauntless than before.

I listened to the radio as I always had while attending a match. This time the commentors were less accurate, they had a rather poor knowledge of what was happening in the match compared to those I used to listen. The approximate distance to goal when a free kick was given was often wrong (they should know at least the length of the pitch!), the strategies were vaguely talked of, the whole development was not described as before and that speaks volumes about the graphic nature of the sport nowadays (so the radio doesn't even bother about telling things happening, they just describe basic stuff).

I got really wet because of the heavy rain but I had no complains as I just expected it to be that way: Half the magic of a football night relies on the environment. The breath of people gathering inside and floating up as the emotions rise in some sort of ebb and flow. And here in my hometown, it means a night of football with a slick pitch and a steady cold athmosphere.

It was nice to go back to where it all started for me. My first house of football.