diciembre 30, 2019

Browsers

Es interesante comenzar a trabajar en migrar una vieja interfaz a un nuevo diseño que hace uso de librerías modernas como Angular o React. Hay algo que los desarrolladores jóvenes dan por sentado y es el conjunto de recursos disponibles en el cliente. El navedagor, su compilador de JavaScript y su manejo de recursos (memoria, gráficos, uso de CPU/GPU, etc). Y la conexión a Internet, por supuesto.

Antaño, descargar unos pocos cientos de kB era prohibitivo y cada imagen se optimizaba, cada script se descargaba al final del HTML, cada script se ofuscaba para reducir su tamaño. Pensar en calcular cosas del lado del cliente era optimista y requería grandes desarrollos propios. A eso normalmente se le sumaba el esfuerzo para hacer una interfaz sin Flash que tuviese un comportamiento medianamente usable.

Recuerdo el día en el que GMail mostró su interfaz nueva -aún en beta-. Una en la que no se recargaba la pantalla después de cada cambio. Creo que ese día, todo cambió un poco y todos pensaron en otra forma de hacer las cosas, con menos miedos. Desde entonces, todo se hizo un poco menos geocities, un poco más... lo que sea que tenemos ahora. Eso guió el desarrollo de V8 y demás intérpretes de JavaScript, lo que a su vez habilitó más y más ejecución de código en los navegadores mismos.

Es interesante todo lo que ha pasado una vez nos deshicimos del monopolio que Microsoft ejerció con fuerza, miedo, dudas y dinero para restringir al mundo a usar Internet Explorer. Que, por cierto, ya no existe y ya desistieron de mantener en cualquier encarnación, usando un clón más de Chromium para MS Windows. Microsoft llegó tarde a la vida en la nube por culpa de Microsoft y su estrategia de mantener a la gente usando navegadores obsoletos.

diciembre 24, 2019

Uighurs

Un lugar común suele ser el de la persona atea que critica todo lo que le parece religioso, se burla de lo que le parece gracioso y ejerce activamente el desprecio por lo ajeno.

A veces, el argumento pasa por lo peligrosa que es la religión, citando todas las ocasiones en las que esas creencias llevaron a la gente a guerras y a salir a matar gente. Yo veo que falta la mitad del panorama y está vacío el espacio en el que el rechazo a la libertad de culto también ha resultado en salir a matar, torturar y perseguir gente.

¿Qué separa la intolerancia en el meme y la intolerancia en el campo de concentración? ¿En que punto, el creer en que algo ayudará a que todo salga bien, se vuelve un lastre y un obstáculo para los demás? La reducción al absurdo que suele invocar a las cruzadas también podría encaminarse hacia la revolución cultural y no habría diferencia alguna en el método; sólo en el resultado.

La obsesión con la racionalidad con fuente única de bienestar es tan innecesaria como cualquier otra revolución que se ocupe de unificar las emociones y la forma de expresarlas. Todos se esfuerzan por no ser como los otros siendo que es más fácil ser diferentes y vivir con la idea (y sin el miedo).

Como Toledo en su momento, sólo que más grande y con más cosas aprendidas en el camino. Como si Abraham e Isaac tuviesen diez, veinte hermanos más. Todos nacidos de los mismos padres, todos con el mismo derecho a ser diferentes.

Abourtuit - 20191224

Espero que el 2020 sea el año en el que, al fin, Javier alcance su sueño de ser Doraemón en la inauguración de los Juegos Olímpicos en Tokio.

Por ahora, confío en que Trump cumpla sus promesas de campaña y le deje el control de todos sus bots en Twitter.

diciembre 23, 2019

Abourtuit - 20191223

No sé cómo hace la gente que está teniendo hijos en estos últimos años, que decide concebirlos y luego, imagino yo, se imaginarán su futuro en medio del calentamiento global rampante.

¿Uno cómo hace para decir quiero darle un futuro feliz a mi bebé siendo que no hay que garantizarle agua potable o comida en su vida adulta? Les van a pagar clases de danza, de piano, de fútbol para que en cincuenta años estén todos peleando por el agua potable y por las tierras que no estén congeladas o abrasadas por el calor.

¿Qué lo guía a uno a poner a otro ser en medio de esa vida sin que pueda elegir otra opción? Yo sigo sin entenderlo.

diciembre 19, 2019

Abortuit - 20191219

Hoy en una teleconferencia del trabajo, tuve la necesidad imperiosa de citar a uno de los ingenieros que aparece en la película Apollo 13.

¿Recuerdan cuando Gary Sinise está tratando de encontrar una forma de prender las cosas sin matar las baterías del módulo lunar? Uno de los ingenieros le responde a la frustración diciéndole que él [Sinise] le dice lo que quiere y yo [el ingeniero anónimo] le respondo lo que se puede.

Pues eso, así fue. Esta vez, otra vez, fui yo el que les dije que algo no se podía y tuve que repetir la frase del ingeniero anónimo para obtener silencio reflexivo de mis interlocutores.

Al menos por hoy, nadie va a hacer lo que les dije que no hicieran. Igual, no hay victoria permanente, según dicen que dijo Bolívar. Tiendo a creerle (a él o al que le endigló la frase, que igual me sirve).

diciembre 18, 2019

Antique

¿Hasta dónde llegar con la definición de anticuado?

La última vez que me hice esta pregunta fue cuando vi este artículo en el que muestran cómo una parte de los canales públicos comienzan a ser emitidos por YouTube TV a partir de hoy en EUA. Todos estos canales buscan ampliar su audiencia y entienden que a través del televisor no lo van a lograr -sobre todo ahora que hay una tendencia en varios países a dejar de pagar por servicios de cable y reemplazarlos por servicios de streaming-.

Mientras tanto, por acá todavía están discutiendo si es relevante conectar los 1102 municipios a la Internet, si los computadores para educar deben dar acceso a YouTube o sólo a word y excel, si hay que licitar o no un tercer canal privado de TV.


*

Parece que usar MatLab o Mathematica también será anticuado pronto. Ya hay máquinas que aprenden a resolver integrales mejor que cualquiera de esos programas. Ni hablar de las calculadoras. Pronto sera una app en el celular que le mandará la integral a resolver al servidor lejano.

diciembre 17, 2019

Adulting

Es rara la adultez del programador. Ver que algún plugin o paquete no funciona, bajar los fuentes, ajustar y compilar todo, probar y luego ver si eventualmente se podría enviar algún pull request.

Hace quince años estaría muerto de miedo de tan siquiera pensar en meterle mano a lo que otros hicieron. Véanme acá, abriendo proyectos ajenos y viendo cómo quitarles la mugre para que funcionen ahora, cinco años después del último commit.

Abortuit - 20191216

Los habitantes de países desarrollados son unos malcriados. Y las empresas que les venden cosas son dignas hijas del capitalismo.

Están hechos tal para cual.

diciembre 16, 2019

ESMAD indolente

El ESMAD está entrenado para ser una banda de seres indolentes que infunden temor en la población según lo ordene el comandante de turno.

¿Puedo cortarle una oreja a este guerrillero?, preguntó el uniformado al que le tocaba el turno en la ronda de golpes que le propinaban a Carlo Giovanni Russi Rodríguez no menos de 15 agentes de la Policía Nacional, entre miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD), la Seccional de Investigación Judicial (SIJIN) y la Metropolitana de Bogotá (MEBOG), varios de ellos adscritos al CAI del barrio Nicolás de Federmán. “Hágale que para eso estamos”, contestó el hombre que lo había entregado para la tortura.
Aterrorizado por lo que acababa de escuchar, desorientado por no saber dónde se encontraba tras haber sido forzado, 90 minutos antes, a subirse a un vehículo particular en inmediaciones de la Universidad Nacional, adolorido por la golpiza recibida durante todo ese tiempo, sin la posibilidad de distinguir dónde estaba porque otro agente del ESMAD le había destrozado las gafas pese a sus ruegos, Carlo escondió la cabeza entre las manos y suplicó por su vida. “Por favor, no me hagan eso, no me dañen más, ya estoy muy golpeado”, a lo que el agente respondió “tan niña, le voy a cortar la cabeza”.

diciembre 13, 2019

N.W.A.

Creo con firmeza que ahora cada uno vive aún más ahogado en su propio mundo de ideas si lo comparamos con alguien de hace treinta años.
Hoy es fácil dejarse inundar la cabeza, el corazón y las tripas con todo aquello con lo que se está de acuerdo, día a día y minuto a minuto, notificación tras notificación. Hace treinta años había que esperar al noticiero de las siete, al periódico de la mañana, al nuevo libro, al programa de radio en la tarde.

Tal vez, el único caso que ha sido constante a través de los años es el ahogo que trae nuestro quehacer, el oficio que paga la comida. Vean nada más al comandante de Policía de Bogotá. El pobre hombre recién descubre que las personas de a pie no confiamos en ellos, en los policías, y nos pide que no creamos que no todo lo que hacen tiene una intención oscura. Que matar gente, meter gente en carros sin marcar o patear gente desarmada no obedece a nada más que a su quehacer diario.

Ese ahogo del quehacer ha perdurado en el tiempo. Ese oficio de defender la propiedad (que a duquecito se le salió inocentemente en su discurso sin sonrojo) que los lleva a matar gente con tal de preservar los ventanales intactos, ese oficio es constante a través de la historia y los hace olvidarse del lugar en el que trabajan. Olvidan que no son soldados y no combaten en una guerra. Que trabajan en medio de los pueblos y ciudades. Que el mundillo de los ideales los crea diciendo que están para servir a la comunidad, a todos. Que no están para desahogar su ira pateando gente ni es un hecho menor el que terminen matando a alguien, así sea porque había detrás del alguien un grupo de gente al que sí le apuntaban (otra gente que tampoco se debe morir).

Los policías creen que viven en medio de una película y su oficio los ahoga. Se entrenan para odiar a las mismas personas que dicen servir. Al final, no terminan por ser nada diferente a perros rabiosos con un amo sádico que los empuja a pelear y a morir. Por unos ventanales, por dinero. Creen tener poder pero sólo tienen rabia, sevicia y miedo a su superior inmediato. Obediencia a unos generales que ascienden sin ganar batallas y que se transforman sin ambages en un político más. En otro bozal o en otra correa que estrangula a los perros rabiosos.

A mí que me hable de rabia un policía de Corinto, Cauca. Uno que haya pasado noches en vela vigilando que la guerra no le cayera encima en medio de la noche, a él y al resto del pueblo. Pero que un pobre diablo que patrulla los buses en una ciudad, de repente elija patear gente indefensa a la entrada de una universidad, eso habla a gritos de lo que los policías creen que son. Entre las personas que no son policías, todos se preguntan por el líder que les habrá dicho salgan a acabar con la gente que ande jodiendo, pero nunca lo van a encontrar porque es el mando medio, el que quiere escalar posiciones mostrando cifras, el que quiere ser aplaudido y ascendido. Ese don nadie es el que azota a la jauría con promesas y castigos y por eso es que nada va a cambiar. No hay una orden clara, sólo hay hijos del resentimiento específico de cada quien.

A mí no me cuida la Policía, ¿a ustedes sí?


diciembre 11, 2019

Abourtuit - 20191211

Best antivirus? Something that doesn't come for free (as in free beer). They will end up selling your data, as everybody else.

Unless you use firewalld and iptables. You might also use Firefox in Strict mode and EFF's Privacy Badger:
Privacy Badger (www.eff.org/privacybadger) is a browser extension that automatically learns to block invisible trackers. Privacy Badger is made by the Electronic Frontier Foundation, a nonprofit that fights for your rights online.

diciembre 05, 2019

Honk

La persona que pita en el semáforo recién cambia de rojo a verde siempre tiene unas características particulares.  Vivir al lado de una intersección con semáforo de un carril por sentido ayuda a analizar el fenómeno, ya que no hay varias filas y no depende de si las personas van a girar o van a seguir recto por la calle que van.

Podemos decir que no es el primero de la fila, que no tiene a quién apurar. Tampoco el segundo, que sabe con certeza que podrá pasar la intersección. Posiblemente sea el tercero o cuarto en la fila, pues es el que puede ver el semáforo pero no sabe cuánto dura (o sabe que dura poco tiempo y le preocupa gastar dos minutos más esperando).

Si es un taxista, posiblemente pite más veces o con pitazos más largos porque su amplia experiencia en las calles les da prelación en la vía y los demás sólo les estorban en su trabajo. El tipo de automóvil no influye en la posibilidad de pitar al momento de arrancar, por lo que se descarta la hipótesis según la cual un automóvil más costoso afecte la probabilidad del evento pitazo P(x).

Si el primero de la fila no apaga sus luces de freno en los primeros 500 milisegundos, la probabilidad de pitazo aumenta para todos los que están en la fila, incluso en el segundo. La sensación generalizada es que el conductor de ese vehículo no se ha dado cuenta del cambio del semáforo y todos consideran necesario avisarle para que inicie la marcha.

El otro factor que incide en la probabilidad del evento pitazo es el volumen de tráfico. No necesariamente la fila, sino el estado del tráfico alrededor de la intersección. Si el tráfico ha estado más lento por los últimos 15 a 20 minutos, los conductores estarán más predispuestos a pitar para buscar que todo pase más rapido y todos actúen más rapido. Para que cada movimiento ahorre valiosos milisegundos que pueden ser cruciales en el esfuerzo por salir del atasco en menos de 10 minutos . Algo así, esta parte aún no la entiendo. A veces desestimo esta suposición y simplemente creo que pitan para invocar a sus deidades, esperando que su lamento cambie el mundo y el universo conspire para que puedan avanzar a su destino.

Esto último suele ser más común en grandes eventos, donde suele haber largas filas para entrar o salir de un estacionamiento. Cuando el trasegar se ralentiza, el lamento de uno comienza a propagarse y pueden oírse los pitazos de todos al unísono, como un especial de navidad de Pingu, exigiendo una solución a su espera interminable. ¿Dios mio, por qué nos has abandonado?, parecen decir.

En otros lugares la cosa varía dependiendo del afán con el que ande la gente. En Tokio nunca pasa, en Europa sólo lo vi pasar en España, en Estados unidos sólo lo vi pasar en Nueva York, en México el tráfico está loco y todos pitan y/o se saltan los semáforos en rojo, así que la muestra no es concluyente. Yo sólo cuestiono el afán de los que eligieron no irse caminando, en bicicleta o en bus porque "es más rápido" o "es mejor". Si es mejor, para qué el afan.

Pull (request)

Parce, podrán decir lo que quieran, pero cada vez que uno manda un pull request a un proyecto en el que no ha estado antes, eso se siente más emocionante de lo que podrían imaginar. Se acelera el corazón y todo mientras  uno piensa en qué podría hacer falta para que no lo levanten a uno a pata por sugerir bobadas. Ya ahora tiene el paso adicional de sudar frío pensando en que la integración contínua diga que algo no funciona.

Seguro que los freaks unidos se la pasaban metidos en estos picos de adrenalina cuando le metían mano a algún proyecto de software libre.

diciembre 04, 2019

Abortuit - 20191202

Ya están usando en otros escenarios el esquema de comprar boletas con bots para revenderlas a precios astronómicos.

Diga usted, ir a las páginas que venden promociones en línea, premios y demás cantidades limitadas, usar bots y comprar más rápido que los humanos del común, que verán después como esas mismas compras salen en sitios de compra y venta de cosas a un precio mayor. Súmenle que los beneficios, puntos acumulados y bonos de compra también van a dar a manos de quienes dirigen los bots.

El progreso.

Smallpox


Las personas esperan que otras personas aprendan de sus errores, de la historia, del pasado, esas cosas. Que vean miniseries en la televisión por cable (o en sitios pagos de Internet) y entiendan cómo las decisiones deben buscar siempre el bien común y no el de unos pocos que gobiernan. Que no cedan al poder del dinero o del poder mismo, esas cosas.

Sin embargo, todo apunta a que eso aún no sucede y las personas siguen teniendo la misma escala de valores para tomar decisiones en diferentes partes del mundo. La seguridad nacional, el honor (nacional), la patria, la lealtad y demás estupideces del mismo estilo siguen presentes cuando se está en medio de accidentes y tragedias que nos podrían involucrar a todos. De repente, no sería raro que alguien en la lejana Siberia terminara infectando todo un poblado con viruela sin que lleguemos siquiera a sospecharlo.

Mientras no sea como en todas las otras grandes fallas técnicas en las que, de repente, un detector de algún tipo al otro lado del mundo decide informarnos de la anomalía que está registrando sin una fuente confirmada...


diciembre 03, 2019

Abortuit - 20191203

Si yo tuviese twitter aún, creo que sólo seguiría a una persona: Javier.

Sigan a Javier. Lean a Javier. Amen a Javier como todos lo amamos.