agosto 21, 2019

Marketing

En la publicidad manda el que tiene dinero para gastar consumiendo. Eso se comprueba todo el tiempo: con los anuncios que no cambian nada y sólo integran cualquier crítica al sistema como un commodity más. El punk como moda, la anarquía como consumo, esas cosas.

Pues bien, un ejemplo más está en este señor que intentaba hacerle publicidad a su libro con fotos sobre los viajes espaciales y los consumidores de esa publicidad se encargaron de hacer que su campaña fallara. Se ofendieron porque los enfrentaron a publicidad que contradecía sus creencias (unas en las que la tierra es plana y el viaja a la Luna fue un montaje), por lo que pidieron que los anuncios fuesen retirados. Y los retiraron (porque es un algoritmo el que decide, no una persona).

Y ustedes, ¿se sienten cómodos siendo la minoría?

agosto 18, 2019

agosto 15, 2019

Abourtuit - 20190815

Me decía M. el otro día que siempre era mejor desilusionarse mil veces a andar por el mundo sin esperanza.

Hoy es el turno de mi enésima desilusión. Con ustedes, la persona encargada de hacer que sus transacciones se completen, que su dinero llegue a destino, que su compra sea enviada. Es decir, uno más que llega a preguntar a un foro de Internet sin siquiera buscar en el puto Google (o en el pato, que es más chévere):

agosto 14, 2019

Siegfried

¿Qué tan posible es vivir la historia de Aquiles en carne propia? ¿O tal vez, la de Sigfrido? Encontrar la forma de ser un poco más fuerte y de aguantar un poco más las visicitudes de la existencia material, poder andar un poco más rápido en bici, jugar mejor. Todo eso.

Pues bien, creo firmemente que eso fue lo que me pasó a mí. Tras un año completo de ir a levantar peso con las patas y con los brazos, creería que estaba jugando el mejor fútbol que he jugado en la vida. Recién a los treinta y tantos, sí. Estaba haciendo los goles imposibles en los que le pegaba con el borde externo, casi sin recorrido de la pierna, y la ponía en el ángulo allá en el segundo palo, pasando por encima de dos defensas y sin mandarla al techo. Estaba ganando en velocidad y estaba aguantando las patadas ajenas como tula de kickboxing.

Hasta que me pisaron una uña. La uña del dedo gordo del pie izquierdo.

Irrelevante, dirán algunos. Las uñas no se usan, eso no pasa nada. Pues bien, ese pisotón me dejó por fuera tres meses hasta que sanó la herida, se cayó la uña y volvió a salir. Todavía ando con un capuchón de silicona para proteger el dedo, porque por ahora sólo tengo un remedo de uña y el dedo está expuesto a cualquier golpe. Mi punto débil fue ese que no podía reforzar con ejercicio, comida, agua, proteína, calcio, agua o canilleras.

Sólo espero el día en el que pueda volver a jugar porque estoy convencido de que voy a jugar aún mejor.

*

Ayer fue el día en el que descubri que ya no necesito bajar un plato para subir los puentes vehiculares en bicicleta. Con bajar un cambio, basta. Me parece una cosa sorprendente; casi que puedo subir el puente en el cambio más duro de la bicicleta sin mayor esfuerzo. El cuerpo es una cosa increíble, de veras.

agosto 12, 2019

Multimedia

Si alguien quiere que comparta comentarios e historias sobre algún tema en particular, usando un canal diferente (un podcast, un video en youtube o vimeo, historia de instagram), que lo haga saber en los comentarios y procedo en el término de la distancia.

Nombre, asunto del que quiere la publicación y medio por el que desea que la publique.

Digan pues.

agosto 05, 2019

Abortuits - 20190805

El gobierno facho de turno en EUA se las arregla para reescribir el discurso de los blanquitos enfermos mentales que se dan bala por culpa de los videojuegos y la Internet. Lo mismo de siempre, vendido a través de nuevos titulares que dan la impresión de dar acceso a un discurso menos esquizofrénico y menos alejado de la realidad (comparado con los que habitualmente nos ofrece el PR naranja de los empresarios gringos).
Se nota que ya vienen las elecciones.

*

La elección para el próximo alcalde de Bogotá pasa por: un imbécil puesto por los que gobiernan hoy el país; alguien impetuoso que a su vez navega los mares moderados de quien no quiere perder mucho entre el voto de opinión ni entre la minoría con poder económico que le puede sacar de carrera con mala publicidad; y un tipo conocido por defender un plan de gobierno ajeno mientras golpea mujeres en su tiempo libre.

Vamos bien. Apenas para decidir mientras hacemos la declaración de renta.

agosto 01, 2019

Building

Hay una costumbre muy rara en Bogotá: los edificios de apartamentos sólo reciben el nombre de una mujer o el de un lugar geográfico. Pueden ser Laura, María Helena, Catalina I, II, III, IV; pueden ser Milano, Verona, el Rincón del Puente, Roma. Lo que nunca serán es Camilo, Alberto, Maximiliano I, Adolfo, Josef.

¿No vivirían ustedes en un lugar con el nombre de un tipo? A mí me encantaría un edificio Tesla. O tal vez un Schrödinger. Edificio Archiduque Francisco Fernando. Lléveme al edificio Pambelé en la 82 con 11, señor taxista, porque es mejor ser rico que pobre. Pero simplemente no pasa y se quedan en deformaciones de lo que ya existe o en vainas inexistentes para no repetir nombre (que además, no está permitido): Rozalez, Andaluzia, Amarilo.

Creo que lo único en esa onda han sido los edificios con nombre de pintor en Colina Campestre. Hay Monet, Picasso y todo eso, pero seguro lo hacen porque son nombres conocidos; ni de fundas le ponen Oppenheimer o Max Born porque qué pereza esos nombres tan ñoños.