enero 12, 2014

Minimal

Hay que agradecer incluso la oportunidad de pelear.

Cuando se pelea por algo que se considera justo, se define algo hacia lo que tenemos sentido de pertenencia.

A veces, cuando se ha caído en un lugar muy, muy profundo, el que aparezca un combate justo da la posibilidad de defender eso mínimo que se tiene de sí mismo sin importar el momento. Por medio de esa pelea uno llega a encontrarse nuevamente. Casi como una nación dispersa que se une alrededor de una causa común, así se reconcilian ideas dispares y llegan a darse su justo lugar dentro de uno con tal de defender lo que está en peligro de ser destruido desde afuera.

Algo que pudo haberme hundido más me dio la posibilidad de encontrarme. De encontrar un lugar firme a partir del cual volver a andar por la vida. Andar mejor.

Gracias.