septiembre 22, 2010

Metamorfosis

Existe un momento para toda empresa de tecnología en el que -creería- su crecimiento le lleva a perder el horizonte de calidad e innovación y la enfrenta a retos esencialmente funcionales en sus productos.

¿Cuándo llega ese momento? Básicamente depende de los recursos (el músculo financiero) y del éxito que tenga la empresa. Curiosamente, mientras más exitosa sea, más rápido se verá abrumada por los retos funcionales; sólo una abundancia inusitada de recursos que le permitan conservar un frente de trabajo orientado a la innovación podrían evitar que tome este desvío indeseable.

Ahora bien, cómo puede corregirse el rumbo? Se me ocurre que podría pasar por:
  • Una gestión adecuada del conocimiento, de forma que el camino recorrido por los empleados esté disponible para los demás en forma de lecciones aprendidas y soluciones concretas a problemas reales. Wiki, bitácoras, manuales, procedimientos, charlas breves... todo lo que contribuya a compartir el conocimiento.
  • Asumir riesgos. Tomar un grupo de personas que aún siendo reducidos en número, pueda ofrecer rapidez en la solución de problemas concretos usando una combinación de experiencia y conocimiento profundo de la organización y sus productos. Esta solución, aunque implique costos, a la larga garantiza que los proyectos reales (que siguen su curso) no presenten problemas de desempeño (de baja calidad, en general).
  • Transmitir la visión. La alta gerencia no debe perder la capacidad de transmitir la visión y los valores de la empresa aún cuando esta pase de ser una microempresa a una pequeña o mediana.
  • Enfoque a calidad. Nunca es tarde para integrar lineamientos propios de ISO9000 a los procesos. Y menos cuando se es exitoso, pues el ofrecer productos y servicio posventa (el famoso soporte y mantenimiento) implica considerar los recursos dedicados a esta etapa de la relación con el cliente. Más incidencias recibidas por soporte y mantenimiento restan recursos a la construcción y a los procesos de innovación; lindo ciclo de retroalimentación de refuerzo, hacia abajo eso sí...
¿Qué otras ideas se les ocurren? Seguro que quienes apoyan a las MIPYMES tienen ideas adicionales, sería bueno conocerlas.

1 comentario:

Juan Pablo dijo...

Antes d etransmitir la visión creo que es importante que la alta gerencia este pendiente de no perderla, de evitar que la vida cómoda o conveniente acabe con la esencia de la empresa.
Yo también pondría la delegación y el empoderamiento, y una comprensión de parte de la alta gerencia del cambio de su rol, al principio hay que hacer de todo y estar metido de cabeza en los proyectos, después las cosas deben ser un poco distintas.