Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2016

Home office

Hoy fue día de teletrabajo con el tobillo elevado sobre una silla cercana o sobre la mesa de centro. Se cayó la conexión justo durante la teleconferencia pero de resto se pasó bueno y se fue productivo. Y ya me siento mejor.

Hoy también fue día de lavar ropa al mediodía.

Hoy fue día de almorzar con el perro.

Hoy fue día de recibir visita en el hogar.

Hoy fue día de celebrar las decisiones de los amigos.

Fue un buen día de teletrabajo.

Ranthought - 20160216

Hacían falta veintiséis NO para que llegara un SÍ. Es un Sí condicionado, con peros y vericuetos. Es un Sí escueto, precedido de varios NO que hacen pírrico el Sí.

Pero ya sé cómo se siente cuando te dicen que Sí. Que bueno. Que está bien. Que no es que yo no sea tan bueno, después de todo.

*

En un par de semanas, la oficina se muda a un edificio que queda a una calle de distancia. No sera un gran cambio en recorrido; espero que sea un gran cambio en el ambiente, que haya menos calor y que siga siendo igual de divertido.
Esta vez el trasteo lo hacen otros porque la empresa es lo suficientemente grande. Eso es agradable y a la vez le quita diversión. Es extraño.

**

Comparado con lo que significó lo que pasó el año pasado, este esguince de tobillo es casi que inocuo. Hace las cosas lentas aunque no impide hacer ninguna. Espero aprovecharlo para probar el teletrabajo de esta oficina, a ver qué o qué.

***

Amo mi nuevo hogar. Poco a poco voy arreglando los pequeños detalles que necesitan t…

Relato

El otro les contaba cómo había dejado de leer cosas. Había dejado de recibir información voluntariamente, censurando y omitiendo.

Pues bien, después de un tiempo de andar en este plan, he visto que una parte de no recibir más noticias de los noticieros, los periódicos y las redes sociales es recibirlas de las personas. Las noticias, los hechos y sus matices se convierten en un tema de conversación y, si uno quiere aprender a escuchar a otros, se hacen una excusa para escuchar con atención.

Las noticias se vuelven historias. Las personas le cuentan a uno una historia de algo que pasó, algo de lo que se enteraron entremezclado con su impresión de lo que pasó (o dejó de pasar). Enterarse de algo se hace una actividad social, un diálogo. Deja de tener todo eso que lo hace ver como entretenimiento y simplemente se hace un conocer algo más de los otros con los que se vive. O de otros allende los mares, de lo que nos llega de ultramar.

Es fácil dejar de enterarse de cosas que no nos afectan …