octubre 25, 2010

Oculto

Desembarcamos ayer a la mitad de la mañana. Por lo que queda de los anuncios en los caminos, estamos cerca de un pequeño poblado llamado Toussaint. Hemos recorrido estos primeros kilómetros con más cautela que decisión. Tal vez el magro comienzo no nos alentó a emprender la misión con decisión... El tanque anfibio comenzó a hacer agua a cinco millas de la costa y fue un verdadero milagro que llegáramos a tierra firme.


La costa estaba llena de gravilla; al frente los muros de granito, infranqueables. Pareciera que no nos esperan por aquí o tal vez el resto hayan hecho el ruido suficiente para llamar su atención. Finalmente, Overlord sumó a muchos y los alemanes necesitarán todo lo que tengan para detenerlos. El resplandor de la artillería y el estallido de las bombas se escucha aún aquí; sin embargo, ninguna de esas puñeteras bombas cae por sobre nuestras cabezas para asegurarnos que no hay ametralladoras esperándonos allí arriba. Eso es lo que pasa cuando te hacen desviar 85 kilómetros de la ruta a la zona de desembarco más cercana... hay pocos momentos en los que sea más abrumadora la soledad que ahora, cuando nos enfrentamos los seis -apretujados- a una Europa invadida, silenciosa y acechante. Y claro, este clima de mierda definitivamente no ayuda.

Tras una marcha rápida de cinco a diez clicks, llegamos a una brecha en la pared, una desembocadura y un valle que, comparado con la playa, resulta acogedor. Y sin embargo, puede ser la última vez que veamos el mar. Marchamos.

(...) [N. del T. Fragmento ilegible, el agua de mar convirtió la tinta en un manchón azul]

Para nostros hubo, más que instrucciones, algunas directrices. Evitar Paris. No cruzar los Alpes. Cruzar el Somme si lo considerábamos viable, para evitar ser seguidos. Sincronizar nuestro avance con los bombardeos. Como nuestro conocimiento de éstos llegaba por un receptor de radio (sin opción de comunicarnos de vuelta), ocultar o destruir el radio era nuestra prioridad si llegásemos a ser descubiertos. Eso y los mapas que lleva Rogers consigo, en donde va consignada brevemente la información de inteligencia sobre batallones panzer, posiciones principales tomadas por los alemanes y objetivos de los Lancaster.

(...) [N. del T. Fragmento ilegible]

Nadie sabe que estamos aquí y así deberá seguir siendo hasta que lleguemos a nuestro destino. Nuestras placas están enterradas en un huerto desprolijo; ahora somos algunos soldados alemanes más junto a un oficial y no contamos con otra cosa que nuestras Kruger. Sabemos que una de estas balas terminará atravesando el cráneo de Adolf Hitler. Aquí vamos, aun cuando nuestro destino sea pasar desapercibidos para la historia.

septiembre 28, 2010

Banned

En el país en el que se desarrolla nuestra historia, el camino natural que seguía el Gobierno para evitar las conductas indeseadas siempre ha sido la prohibición, el negro velo entre los ojos del ciudadano proclive al mal y la fuente de tentación, la cuesta abajo hacia la maldad.
Hace mucho tiempo se prohibe el porte y consumo de cada alucinógeno que la naturaleza ofrece en plantas y animales. Una vez perfeccionada la habilidad humana para sintetizar complejísimos compuestos químicos, tal destreza fue sometida por la fuerza de la Ley y todo aquello que desviara al ser humano de su desviada realidad fue controlado y su disponibilidad en meros antigripales o elaborados medicamentos, se redujo a cero en oposición completa a las cifras de presos y ejecutados.

Cuando pocos refugios quedaban para quienes recorrían bosques rojizos y océanos de color púrpura, comenzaron a aparecer más y más agujeros en las fachadas de ladrillo, en los pisos y adoquines. Antiguos puentes, modernas bibliotecas, casas conservadas con gran esfuerzo. Todos por igual sufrían de forma furtiva y progresiva, el embate de quienes aún no se hallaban internados en cárceles y escapaban con igual eficiencia de la Justicia y del mundo real (así Bretón opine algo diferente). Los pacos y papeletas convertían las fachadas en humo.
Agujeros semiesféricos, otros con un perfil ovalado. Bloques completos desaparecidos. Lentamente las ciudades se sumían en un estado ruinoso, diríamos que feúcho.

Grandes debates se abrieron con amplia cobertura de la prensa local. Extensos estudios de la jurisprudencia, numerosos conceptos emitidos por padres de familia, monarcas de iglesias variopintas y representantes reconocidos de la Sociedad Civil (con mayúsculas para diferenciarse de la gente común y corriente). Días y días de deliberaciones, sin duda poco para la costumbre de procesos medidos en lustros.

Al final, la decisión fue tajante, firme y sin ambages. Proclamada con dignidad y con la seriedad que un acto semejante demandaba, se requería a la ciudadanía en su conjunto, retirar de toda fachada en edificación pública o privada los ladrillos que pudiese contener. De igual forma, todo muro, muralla, verja, nuevo o derruído, declarado como patrimonio o no, debería reemplazar las piezas cerámicas en cualquiera de sus referencias, cualesquiera sea su aparejo, a sogas o a tizones, palomero o panderete, este último no menos relevante por su nombre gracioso para los más pequeños. Pero esta era sin duda una decisión de gente adulta y así debía tomarse.

Se crearon planes de financiación en bancos estatales y privados para que todos pudiesen comprar bultos de cemento, atados de guadua, tablones de madera, toneladas de rocas. Se abrió un nuevo mercado con sustitutos inertes, sintéticos y con un aspecto similar a los bloques ahora rechazados.

Grandes montículos, alzándose como honrando al gobernante de turno, fueron acumulándose en proximidades de las principales ciudades y varias intermedias. En una de ellas, un policía que ayudaba en la tarea de apilar de forma más o menos ordenada las cargas que llegaban, preguntó a su compañero: ¿que planearán hacer con todo esto? Finalmente, esto es barro cocido y su nacimiento se da por ser cocinado.

- No lo sé, Alfonso, parece que quienes evaden la realidad no están en las calles ni en la cárcel.

septiembre 27, 2010

Detour

¿Alguien más comparte la preocupación que tiene Alfabravo al construir cosas en Java viendo que los nuevos dueños pueden demandar cuando se les antoje (como ya lo hacen)?

septiembre 22, 2010

Metamorfosis

Existe un momento para toda empresa de tecnología en el que -creería- su crecimiento le lleva a perder el horizonte de calidad e innovación y la enfrenta a retos esencialmente funcionales en sus productos.

¿Cuándo llega ese momento? Básicamente depende de los recursos (el músculo financiero) y del éxito que tenga la empresa. Curiosamente, mientras más exitosa sea, más rápido se verá abrumada por los retos funcionales; sólo una abundancia inusitada de recursos que le permitan conservar un frente de trabajo orientado a la innovación podrían evitar que tome este desvío indeseable.

Ahora bien, cómo puede corregirse el rumbo? Se me ocurre que podría pasar por:
  • Una gestión adecuada del conocimiento, de forma que el camino recorrido por los empleados esté disponible para los demás en forma de lecciones aprendidas y soluciones concretas a problemas reales. Wiki, bitácoras, manuales, procedimientos, charlas breves... todo lo que contribuya a compartir el conocimiento.
  • Asumir riesgos. Tomar un grupo de personas que aún siendo reducidos en número, pueda ofrecer rapidez en la solución de problemas concretos usando una combinación de experiencia y conocimiento profundo de la organización y sus productos. Esta solución, aunque implique costos, a la larga garantiza que los proyectos reales (que siguen su curso) no presenten problemas de desempeño (de baja calidad, en general).
  • Transmitir la visión. La alta gerencia no debe perder la capacidad de transmitir la visión y los valores de la empresa aún cuando esta pase de ser una microempresa a una pequeña o mediana.
  • Enfoque a calidad. Nunca es tarde para integrar lineamientos propios de ISO9000 a los procesos. Y menos cuando se es exitoso, pues el ofrecer productos y servicio posventa (el famoso soporte y mantenimiento) implica considerar los recursos dedicados a esta etapa de la relación con el cliente. Más incidencias recibidas por soporte y mantenimiento restan recursos a la construcción y a los procesos de innovación; lindo ciclo de retroalimentación de refuerzo, hacia abajo eso sí...
¿Qué otras ideas se les ocurren? Seguro que quienes apoyan a las MIPYMES tienen ideas adicionales, sería bueno conocerlas.

septiembre 13, 2010

Applied

Física aplicada. La verdadera acción a distancia se presenta cuando alguien piensa en tí a diez mil kilómetros de distancia.

¡Supera eso, triste imán!

agosto 21, 2010

Focus (II)

Creería que el problema está en que el sistema social que se desea modificar, como todo sistema vivo, tiene varios niveles de resolución en los cuales podríamos fijarnos y encontrar un conjunto de reglas diferentes para cada uno que, según el caso y juzgando con prontitud, podríamos ver como yuxtapuestas o incluso contradictorias. Así, existen requerimientos culturales que una comunidad demanda, aun cuando choquen abiertamente con principios individuales e incluso con construcciones instintivas en cada elemento constituyente.

Todo pasa por reconocer estas características en el sistema social. Eso ahorra tiempo en discusiones. Lástima que sólo sea un cambio de pregunta y no una elaboración que guíe la respuesta.

Por ahora.

agosto 19, 2010

Focus

¿Hasta qué punto el problema de una sociedad es sistémico y debe tratarse como tal? Pareciera que aceptar tal premisa implicara creer en la mano invisible descrita hace tantos años, suponer que ajustando las interacciones el sistema mejora sin importar las particularidades del individuo. A pesar del individuo.

¿Y bien, en un sistema social cómo se mejoran las interacciones teniendo un escenario complejo, con pobrísima educación y enorme desigualdad? ¿Cómo modificar la estructura de este sistema social para que aprenda?

Muchas preguntas, pocas ideas hasta ahora.

agosto 18, 2010

¿Acceder? ¿Colaborar? ¿Construir?

Actualmente en Colombia, el número de propietarios de computadores en cualquiera de sus presentaciones no excede, con seguridad, los 10 millones de usuarios. Teniendo en cuenta el número de personas que de acuerdo a su ingreso promedio, están por debajo de la mentada línea de la pobreza, ese número puede ser aún menor.
Y sin embargo, gran parte de negocios sin importar su tamaño, invierten sus recursos en ofrecer servicios a sus clientes, empleados y aliados, a través de Internet. Inclusive, el Ministerio de Comunicaciones ha pasado a ser el Ministerio de TIC. Las redes, la interconexión y la Internet como interfaz de interacción ubicua, son una reaildad en el país y todos quieren hacerse a la idea. Aun cuando lo que hagan no sea suficiente.

Ahora mismo, es claro que contar con acceso a nuevos contenidos, más ricos y con muchos más datos juntos, ojalá conexos, trae a este país la posibilidad de ofrecer alternativas diversas a los problemas de siempre, como puede ser el software as a service, pues no siempre es necesario integrar a la organización todo el conjunto de relaciones e interacciones que implica la gestión de procesos informáticos.
Además, con el surgimiento de mejores centros de datos abiertos a alojar la infraestructura de todos aquellos que lo requieran y paguen por ello, es posible ofrecer un servicio que incluya la infraestructura requerida en almacenamiento, procesamiento y comunicaciones. Algunas empresas en el país pierden ya el miedo a tercerizar procesos de alta complejidad e invierten en soluciones que simplifiquen su interacción con la tecnología. Es casi una invitación a sumergirse en los principios tácitos que gobiernan las interacciones con contenidos web, simples por principio a la vez que omnipresentes, con procesos de mantenimiento y actualización mejor separados del usuario final (salvo cuando el sitio está fuera de línea y no hay copia local de los datos!).

Otro punto importante a considerar dentro de esta revolución en marcha está en que ahora mismo, no hay opciones nacidas en Colombia que incluyan la participación masiva, que sean una construcción colectiva de contenidos, de conocimiento, tan formal como puede serlo al propagarlo. Las aplicaciones web son diseñadas sólo como herramientas para proveer a los procesos y negocios, nuevos canales de comunicación. Nada más. No hay recursos ni disposición para arriesgarse a construir, exponer y esperar. Es lo que algunos en este país llamarían emprendimiento. Es más fácil llamarle tomar riesgos. De cualquier forma, las ideas -si existen- no surgen.
Bien podría creer uno que tiene que ver con el llamado a chambonear de López Michelsen, reflejado en lo que muchos construyen por cumplir y cobrar. Igualmente podría ser que aquí hace falta conocimiento. Igual, estas dos opciones y otras tantas no son excluyentes; pueden conformar una suma de horrores.

Aún cuando se está lejos de Japón y Corea del Sur (este último país terminó hace poco tiempo de conectar las últimas islas de su territorio a la red de alta velocidad), sería valioso si todos aquellos que tienen la posibilidad de influenciar el desarrollo de la infraestructura y contenidos, buscaran ofrecer soluciones de calidad que, más allá del retorno que piden quienes les financian, procuren mejorar la calidad de vida a quienes usan finalmente sus soluciones.
El impacto de la red en la forma como se relacionan los agentes intervinientes del mercado es visible; ojalá fuese igual en la forma como se relacionan los ciudadanos del país, con un poco más de oportunidades y un poco menos de pobreza. Como para hacer que valga la pena.

abril 02, 2010

Feligrés

Cada semana santa estoy más seguro de lo poco que cambiará este país en el futuro. Cada celebración religiosa reafirma el espíritu pasivo y asistencialista, expectante de dádivas y compasión.
Cada año seguirán apareciendo en cámara aquellos que cargan una cruz o escalan descalzos algún cerro cercano "para que los socorra de una casa" (sic), para ganar la lotería o "por la paz de nuestro país".

La religión hace parte del mundo en el que vive cada ser humano, en su búsqueda de respuestas y trascendencia en el tiempo. Pero aquí en Colombia, la religión es un lastre.

marzo 11, 2010

This is your night, this is your life

Creeping Death
For Whom The Bell Tolls
Ride The Lightning
Harvester Of Sorrow
Fade To Black
That Was Just Your Life
The End Of The Line
Sad But True
Broken, Beat and Scarred
Cyanide
One
Master Of Puppets
Blackened
Nothing Else Matters
Enter Sandman
- - - - - - - -
Stone Cold Crazy
Hit The Lights
Seek and Destroy