noviembre 05, 2016

Publicidad

Las cosas que han dicho y hecho en la empresa que vende el atún Van Camps muestran lo que pasa si un problema técnico se deja en manos de publicistas y comunicadores sociales. En vez de revisar con el ente regulador la causa del problema, se gastan un montón de dinero en anuncios en línea y publicidad donde se desvía la atención del problema real para hablar de ideas variopintas que no resuelven dicho problema principal.
Los estudios que hablan de las consecuencias que tiene el ingerir mercurio no tienen que ver con la marca, con que la publicidad sea engañosa o no. No tienen discusión a menos que haya estudios igual de amplios que controviertan los resultados. Pedirle al ente regulador que cambie los umbrales es poco ético.

Por el mismo lado van los que usan el noticiero para controvertir lo que muchos estudios clínicos dicen sobre el ingerir tanto azúcar cada día. O los que le dicen a todos que hagan ejercicio para que comer basura no les haga daño. Porque de eso se trata la responsabilidad social empresarial, finalmente. Vaya, amigo lector, y busca en la etiqueta de su comida de preferencia el porcentaje del valor diario recomendado para el azúcar que contiene. Es correcto, no dice. Nada dice cuánto azúcar es mucho azúcar.

En fin. Publicistas.

No hay comentarios.: