abril 09, 2012

Deal

Hagamos un trato.

Tú dejas que el bulbo raquídeo lata, que el líquido cefalorraquídeo vaya de aquí para allá y haga lo que tiene que hacer.

Yo acepto soñar despierto una o dos veces al día. Máximo dos.

Tú permites que los sueños de cada noche versen sobre cualquier cosa que me interese, conscientemente o no.

Yo acepto dejar que tus sueños diurnos hagan latir el corazón más rápido.

Tú me permites sentirme mal por lo que veo en tus sueños diurnos.

Yo te permito vivir en mí hasta que lo improbable sea posible o hasta que sea completamente imposible. Bien por las condiciones del entorno, bien porque el olvido te lleve consigo; con él es imposible hacer tratos de algún tipo.

Que sea un trato.

No hay comentarios.: