septiembre 22, 2016

Mecenas

La única forma de mantenerse cuerdo, sano y tranquilo viviendo en la lógica actual del capital es verlo como una suerte de automecenazgo en el que el propio trabajo le da a uno recursos para cultivarse a sí mismo. Recursos para procurarse un espacio en el cual pueda hacerse precísamente eso.

Lo siguiente es hacer que ese espacio para construir abarque a otros. Cuando los recursos alcanzan.

En cualquiera de esos escenarios la acumulación es estúpida.

No hay comentarios.: