septiembre 07, 2016

Bathtub

Sólo cuando estuve seguro de los buenos resultados, sólo cuando estuve seguro de haber resuelto el problema que había ido a resolver, sólo ahí dejé el teléfono y el portátil sobre la cama del hotel, Deftones sonando en aquel, puse el tapón de la bañera  y la deje llenarse de agua, tal vez un poco por encima del nivel recomendado. Porque tengo poca masa y es poco probable que haga desbordar el agua.

Admiro a la gente que tiene la paciencia suficiente para dejar llenar la bañera.

E igual, todo estaba tan bien y la victoria era segura, así que podía esperar toda la noche si era necesario. Ya había esperado seis horas a ver el resultado de una prueba. Ya había esperado veintitrés para llegar a Tokio. Tres días para recibir la visa.

Esperé unos diez minutos, le zampé alguna sal de esas aromáticas que el hotel dejaba para usar a discreción y me zampé a mí mismo, lentamente, hasta ser un fideo en aquel caldo de paz y placidez, manteniendo la toallita aquella sobre la cabeza hábilmente.

I earned it.

No hay comentarios.: