mayo 25, 2016

Heno

¿No les parece curioso que a la fiebre del heno le digan así? A veces creía que era como la fiebre del oro. Otras veces pensaba que era algún afrodisíaco. Resulta que es rinitis alérgica común y corriente. 

Tampoco me hace mucha gracia ver que, aunque el trópico es mucho más biodiverso, la flora en regiones más septentrionales es mucho más escandalosa y se reproduce en una gran masturbación colectiva que deja carros cubiertos con una capa de polvo amarillento y aceras enterradas bajo ovillos de hebras blancas como el algodón.

Estamos en pie de lucha contra el polen, compañeros. 

No hay comentarios.: