mayo 15, 2012

Hidden

Creo que fue otro jueves más en la misma clase de todos los días. Era el día en el que recibíamos el segundo examen parcial calificado. Yo, como era usual en esa época, recibí un 3.9 que se antojaba poco para lo mucho que hacía, practicaba y leía. Curiosamente, A. recibió la misma calificación pero sus errores estaban en aquello que yo había resuelto correctamente.

Los exámenes eran complementarios.

Llamé a A. por el hombro y le pedí me dejara ver su examen. Apenas giró la cabeza para responderme, miró hacia el fondo del salón y sonrió brevemente. Al mirar al mismo lugar que ella, encontré la mirada casi cómplice de una de sus amigas que parecía tratar de disimular algo más.

Creo que a esas alturas, nuestras conversaciones ya eran conocidas por varios a nuestro alrededor. Y yo, ignorando las señales de A. y los comentarios del resto, me enredaba entre los sueños y los recuerdos que atesoraba.

No hay comentarios.: