abril 25, 2016

Tertulia

Una de las cosas que han identificado en las conversaciones entre niños es que buscan elementos comunes para poder comenzar a interactuar, "hacerse amigos". De hecho, algunos trabajos de investigación sugieren que la empatía, así no sea natural, ayuda a mejorar diferentes procesos de interacción (los estudiantes tienen un mejor desempeño cuando los profesores muestra enmpatía, etc.)

Sé que encontré eso en NPR pero les debo el link porque se me perdió.

Sé que iba a seguir escribiendo sobre lo importante que es compartir cosas y eso pero taladran la calle mientras intento recordar qué seguía y son las once de la noche. Las ideas para escribir esta noche se me refundieron entre la ropa limpia por doblar o entre alguna otra mierda.

*

¿En qué momento, la sátira terminó siendo una risa mezquina que ve con desdén a los oprimidos y deja incólumes a los que maltratan y ejercen violencia desde cualquier poder? Lo más triste de todo es ver un poco de gente cayendo en el mismo problema esencial, verlos y pensar que ninguno de ellos se detuvo por un momento a preguntarse si lo que estaban haciendo no minimizaba problemas reales. Problemas que recién comienzan a recibir espacios y visibilidad.

Podemos decir mil cosas pero si algo tenían las secuencias (sketches) que montaban en Sábados Felices era que ofrecían a quienes los veían, esos espacios de crítica, de sátira y de queja inocente con la que era fácil sentirse identificado. No era un profundo análisis político o económico (tampoco debía serlo), pero cumplía con su misión de equilibrar las cargas -en el televisor, un par de horas a la semana-. Estaba lejos de ser perfecto pero estaba más cerca de ser justo.

Ve uno lo que se les ocurre mostrar ahora como humor y se pregunta: ¿Pero qué necesidad?

**

Constantemente me pregunto si debo usar "hoy en día", "hoy" o "ahora" cuando escribo o leo. Culpa de Javier. Lo normal es que "hoy en día" siempre pierda.

***

Justice for the 96. #JFT96


No hay comentarios.: