abril 18, 2016

Ranthought - 20160418

A veces todo se vuelve marejada y ventisca. Todo rompe contra las rocas mientras los banderines gritan y ululan voz en cuello. A veces uno es un bote atado en la orilla, a veces uno es sólo destrozos de un naufragio, arrastrados a empellones hasta la arena y la espuma.

Es fácil hacerse a clavos y cuerdas cuando el remo se rompe; todo parece inútil cuando el casco cruje y hace agua a voluntad. Como que no se logra nunca reparar todo y sólo se espera llegar a alguna parte. A cualquier parte.

Todo se hace marejada y ventisca mientras yo me siento atascado no sé en dónde o por qué.

No hay comentarios.: