marzo 09, 2016

Ranthought - 20160309

Hoy dos personas en la oficina hablaron de sus cuentas en Twitter. Que las tienen activas pero abandonadas. Mencioné los mil cien seguidores que hubo alguna vez y se quedaron mirando, tratando de imaginar qué era lo que publicaba para que tanta gente decidiera seguirme.

Sigo sin extrañar ese lugar.

*

L. me mostró cómo su secador de pelo hacía ruidos raros y acepté el reto de revisarlo. Duré más de una hora buscando cómo abrirlo y me quedaron varias ideas.
Una, que las cosas que nos venden no estan hechas para ser reparadas. Abrirlas y destriparlas no es fácil; muchas veces las partes encajan a presión y las solapas de plástico no aguantan más de dos o tres intentos de abrirlas.
Dos, que el esfuerzo de entender cómo fue armado algo sigue siendo un ejercicio divertido. Buscar qué abrir, dónde hacer algo de presión y cuándo ser delicado al mover las cosas.
Tres, que si hago alguna manualidad y no termino con algún raspón en las manos siento que me faltó hacer algo.
Cuatro, que es interesante ver cómo una falla catastrófica en una aspa destruye todo el ventilador de un secador de pelo. Casi como una versión a escala de lo que prueban en los motores de avión.

**

Un taxi que discurría y se escurría entre el tráfico de la séptima llevaba en el vidrio trasero un cartelito en el que se leía "Si pita es gay". ¿Hasta cuándo las decisiones de vida van a ser usadas como insulto?

"Si pita, su papá lo completó con miaos" sería algo divertido.

***

Lo que cocino le gusta a la roomie. Cocino de forma diligente y práctica. Me desconozco. Es decir, lo que preparo suele quedar bien pero no me hacía así de práctico y eficiente preparando comida. Me emociona pensar en cosas que quiero aprender a hacer. Seguiremos intentando.

****

Extraño a V. Ayer recordé el día que fui a recogerla al aeropuerto. Al almuerzo vi a alguien con los mismos cachetes y pensé en lo mucho que me gusta verla sonreir. Me gusta recordar la primera vez que nos vimos. Me gusta tener este tipo de recuerdos y no tener miedo de ellos.

No hay comentarios.: