marzo 24, 2016

Craftsman

Hoy hay muchas personas alrededor del mundo expresando su tristeza por la muerte de un consagrado futbolista. Todo un mundo de personas compartiendo su admiración y su respeto por alguien que dedicó su vida a jugar fútbol. Todo lo que los demás sintieron y sienten por él se debe a cómo jugó fútbol.

Los futbolistas se convirtieron en los últimos artesanos. A los que su oficio les sale mejor unos días que otros, a los que nunca les sale igual un domingo que otro. Amasan, miden, lijan, raspan, sacan conejos de la galera, emparejan lo desnivelado.

Hay algunos que en medio de su oficio terminan pintando cosas y se vuelven Pollock, Rotkho, Monet. Elevan su oficio pero no le quitan su naturaleza, no le quitan su simpleza. Como todo oficio, está al alcance de todos y todos pueden decidir un día comenzar a practicarlo. Medir por sí mismos, lijar, martillar, pintar. Sentir que tienen algo en común con el artesano que todos quieren.

Quién más artesano que Cruyff.

No hay comentarios.: