octubre 24, 2014

Intercourse

La intimidad, la vulnerabilidad, la exposición. Todo eso se presenta en simultáneo al tipo que no tenía el pipí pequeño cuando se hace sexualmente activo. Como a todos los demás.
Las comparaciones de adolescentes y esas exploraciones que van de lo curious a lo bi-curious, esas puede que le calmen un poco la ansiedad por la reacción ajena. Ajá, que «si no es tan pequeño de pronto no sale tan mal».
Si ha sido consumidor habitual de pornografía, puede que albergue más dudas al construir sus expectativas alrededor de escenarios irreales y tamaños inusuales, dos desviaciones estandar por encima de la media. Sus primeras parejas sexuales pueden decirle que ese no va a ser un problema e igual va a seguir dudando hasta que pase el tiempo y la muestra de opiniones se haga estadísticamente significativa.
En los últimos años, Internet se ha llenado de sitios en los que una y otra vez, los mismos preguntan las mismas preguntas sobre lo importante que es o no es el tamaño del pipí. Como todos los demás, el tipo que no tenía el pipí pequeño pasa por experiencias y descubrimientos. Que el foreplay, que es útil “leer” y entender la forma como se mueve la pareja, que las cérvix adoloridas hacen menos frecuente el sexo y nadie quiere eso… como a todos los demás, a este tipo le toma tiempo aprender y vivir a plenitud el sexo con su cuerpo.
Puede terminar creando inner jokes con la pareja de turno sobre la longitud de su pipí comparada con su propia estatura. Es que puede ser más del 11 por ciento. Suena significativo y todo. Puede reírse de sus problemas con la ropa interior, los pantalones y los gimnasios. Algo divertido tendrá tanta complicación, seguro. Todo para hacer más distendida la vida sexual.
En la era de BigData donde recoger muchísimos datos se vuelve la bala de plata, los datos que proveen los fabricantes de condones y otros estudios de larga duración dan a entender que el 95% de los pipís son “normales” y su longitud / grosor no se aleja demasiado de la media. Ni siquiera esto parece calmar la ansiedad de unos y otros. A este tipo en particular, una que otra vez le dirán que se lo crea, que de verdad no tiene el pipí pequeño.

No hay comentarios.: