abril 25, 2013

Rant

Cuando discuto con alguien, la forma termina siendo tan importante como el fondo.

Cuando alguien me endilga una responsabilidad en medio de la discusión y sus argumentos son válidos, me quedo en silencio. Si usa argumentos inválidos, los rebato con insistencia porque no acepto que alguien sea injusto conmigo. Si el argumento que no acepto permanece, la discusión se bloquea y yo me enojo. Puede parecer una forma de eludir responsabilidades pero normalmente respondo "es cierto que... sin embargo, esto otro no es cierto".

Regañarme se convierte en un ejercicio argumentativo.

No hay comentarios.: