julio 12, 2017

Papier

Hoy vi un papel importante que iba por la calle, empujado por el viento hacia ninguna parte. Como todos los papeles importantes, no estaba doblado ni tenía pliegues; giraba sobre un eje, curvado porque los papeles importantes se llevan dentro de alguna revista o carpeta y van curvados pero sin pliegues para mantenerlos tan cerca de su estado original como sea posible.

El papel giraba sobre la calle, cobraba vida cuando algún carro pasaba cerca y avanzaba unos metros más. El papel, tan importante como fue para alguien más, pasó a ser un absurdo sin fin que andaría por ahí hasta que algo lo aplastara y la lluvia lo arrastrase luego a algún desagüe.

La trascendencia de las cosas no es permanente ni  inmutable, ni mucho menos objetiva. A mí me importaba un carajo el contenido del papel y por eso lo dejé seguir revoloteando a su suerte.

No hay comentarios.: