enero 12, 2017

Ranthought - 20170112

El director de Drive (2011) tuvo a bien hacer una película de venganza muy a su estilo. Como puede uno imaginarse, es una película extraña porque la tormenta de pata y de bala está amenizada por música electrónica más bien Ambient, colores y contrastes de los que le gustan al hombre y escenas contemplativas muy japonesas en las que todo pasa pero nada pasa. Only God forgives (2013) es todo eso y uno no termina de saber si está a gusto con los personajes o son todos cortados en cartón corrugado, planos e insípidos.

*

Al fin vi Hotel Transylvania (2012). Es bueno haberla visto, sobre todo porque casi termino disfrazado de hombre lobo en la oficina por culpa de esa película. El director es el mismo de todas las cosas que salieron de What a cartoon! show en Cartoon Network (¿recuerda usted a Dexter, las Chicas súper poderosas, Johnny Bravo, Ziola Comadreja, Coraje, el perro cobarde?). La historia es buena y relevante para esta época, los personajes no se quedan en el viejo relato que todos conocemos y eso hace que todos hagamos el intento de acercarnos a la historia.

No hay comentarios.: