enero 04, 2017

Cynthia

En los ochenta era muy popular la película de artes marciales. La película barata de artes marciales. La película en la que había versiones variopintas de cosas ya hechas (torneos como el que inicialmente hizo Bruce Lee, venganzas como todo el cine de venganza, etc.) que tenían en común el uso de patadas giratorias y armas mortales traídas del lejano oriente (o las armas estaban en su tierra originaria y la película era rodada allá entre el Mar de China y Camboya).
Muchos comenzamos a ver esas películas gracias a las tiendas de alquiler de VHS o Betamax, normalmente en versiones piratas de mejor o peor calidad. Kyron Home Video y Cinevideo eran los distribuidores pero nunca supe si les birlaban copias y copias no permitidas porque su anuncio al comienzo de la película siempre estaba. Siempre nos decían que era ilegal hacer copias de esa película.


Fue en esas películas que conocimos la saga del ninja americano y las proezas de Chuck Norris, el cinturón negro octavo dan de Steven Seagal, el humor gráfico de Jackie Chan y el ascenso meteórico de Jean Claude Van Damme con su flexible entrepierna. Unas películas de mejor calidad que otras, unas productoras americanas y otras -como Golden Harvest- creando karate y kung fu desde el corazón de Hong Kong.

En medio de todos esos muchachos y sus correspondientes arrumes de muertos estaba una mujer igualmente hábil y valiente: Cynthia Rothrock. Hasta donde recuerdo, ella comenzó su carrera como actriz secundaria haciendo uso de su talento como artista marcial. Poco a poco tuvo papeles más relevantes hasta que comenzó a tener papeles protagónicos porque seguramente la gente quería ver una mujer pateando culos, ensartando enemigos en espadas y dagas. Era capaz de dar patadas giratorias y derrotar enemigos más altos y corpulentos; a veces su personaje era malhumorado y a veces era gracioso. Normalmente tenía el pelo rubio o rojizo corto (con lo que quiero decir que siempre la recuerdo de pelo corto) y los ojos con maquillaje.

Creo que parte de la diversión en esas películas se me acabó un poco cuando la encontré ya más de diez años después, esa vez haciendo un papel de ladrona de bancos huyendo por el midwest y vi que su karate kung fu ya no era tan importante. También vi que se puso implantes en las tetas. No había cómo saber si era Hollywood (o su equivalente karateca) empujándole a encajar en estándares o ella misma haciendo lo que se le antojaba, así que no quedaba más que obviarlo. Además, el que no usara su karate kung fu con frecuencia ahorraba preguntas sobre qué tan cómodo podía ser combatir hordas de enemigos con tetas muy grandes.

Me habría gustado que saliera en The Expendables. Ella para mí también es una heroína de acción y no sé si haya más gente que la recuerde. De paso le habría dado algo más de interés a esa saga de películas porque haría más que muchos por no obviar la contribución de mujeres a las cosas relevantes de la vida, como lo es sin duda el entretenimiento.

Corolario No vi ni leí nada antes de escribir y procuré hacer este post ayudado sólo por la memoria, que era lo que quería compartir. Sin embargo, no pude aguantarme las ganas de mostrarles escenas de pelea con ella y son tan buenas como las recordaba. La coreografía es maravillosa. Oh, películas serie-B de artes marciales, ¡gracias por tanto!


Actualización 20170110. Nos aclara el público que no es tanto karate como kung fu lo que domina Cynthia Rothrock. Recibimos con agrado la contribución y editamos el post en consecuencia, dejando siempre evidencia de la versión original.

No hay comentarios.: