julio 09, 2012

Everlasting

Esa mañana, mientras perdía el tiempo hablando con sus amigos a la entrada del edificio, vió pasar a A. con el pelo alisado hacia el laboratorio y no fue capaz de pensar en otra cosa por la siguiente hora. Se sentó en los escalones pa mirarla, una y otra vez, hasta que se hizo una sola mirada, interminable.

Ella posiblemente nunca supo que lo había hecho sentirse completamente imbécil. O tal vez sí.

No hay comentarios.: