agosto 05, 2013

Reject

Entre el jueves y el viernes, pasé dos veces por dos momentos en los que me quedé sin palabras. En los que no pude ofrecer argumento alguno más que quedarme en silencio.

El jueves, en consulta, una discusión terminó en un argumento recibido para el que aún no tengo respuesta y ahora, cuatro días después, sigo pensando. Creo que no recuerdo bien los últimos diez minutos de esa conversación por estar dándole vueltas al dichoso argumento contra un pensamiento repetitivo que tengo. Me gusta que me digan cosas que me lleven a revaluar lo que pienso.

El viernes descubrí por casualidad que quien era mi jefa en El Sistema tenía por hermana a quien fue mi psicóloga hace trece años. TRECE años. Fue a El Sistema el viernes en la tarde y nos encontramos mientras yo entregaba mi puesto.
Ella, la psicóloga, sin que yo dijera una palabra, me dijo que se acordaba de mí, del libro que yo le había regalado y que aún conservaba, del libro que había procurado no perder a pesar de las cosas que había vivido. Que yo dejaba un bonito recuerdo en las personas. Que era especial, "de esas personas que uno siempre recuerda". Me habló de su vida, de sus hijos y de su quehacer. Me dio un abrazo al despedirnos.
Parece que con eso se me murió el miedo irracional a regalar libros, ese que me hacía sentir que la gente que los recibía se alejaba irremediablemente.

Parece que los cambios radicales abren campo para encontrar cosas nuevas. Lo más extraño es ver a los demás sorprendidos con mi decisión, la que para mí resulta apenas natural. Si confiara lo suficiente en mí diría que asumo riesgos que los demás temen; ahora sólo atino a decir que no sé qué es lo que encuentran riesgoso pero igual trato de buscarlo con preocupación para no olvidar nada en el camino.

Espero seguir encontrándome de frente con momentos y situaciones que me ayuden a salir de aquí.

2 comentarios:

jugodemaracuya dijo...

Llevo leyendo su blog años ya, nunca he comentado. Hoy lo hago para decir que me parece del carajo que esté tomando riesgos y decidiendo cambiar lo que no lo satisface.
Muchos éxitos con eso.

Saludos.

Andrés Salcedo dijo...

Wow. Muchas gracias por los buenos deseos. Ojalá así sea.

PD. Espiaré su blog pronto. Ya vi un par de entradas y seguro me sentaré a leer.