abril 29, 2016

Ranthought - 20160429

El portátil en el trabajo sigue funcionando con Manjaro Linux sin que haya habido líos. Hace un mes, una actualización mandó al carajo el manejo de full disk encryption (sda_crypt5) y no pude recuperarlo. Volví a dejarlo sin cifrado del disco y pues ya no lo saco nunca de la oficina.
Me la pasaba en xfce4 y todo funciona muy bien pero le puse cinnamon y quedó mucho mejor. Algo bueno de linux mint (que también me gusta) sobre una distribución realmente buena. Gran combinación que permite ser eficiente, como un cono de helado con maracuyá y chocolate.

*

Ya volvieron las respuestas negativas a la vida. Veremos si se requieren otros veintiséis no para llegar a un nuevo sí.

**

Volví a jugar fútbol. Hice el único gol de mi equipo, perdimos por muchos goles, no jugué tan mal. Compensé la lentitud del regreso con autoridad. Mucha autoridad.

***

El SmartDNS de overplay.net funciona bien para ver Netflix de otras regiones y muchos otros servicios que restringen contenidos por ubicación. La opción con VPN ya no funciona tan bien. Esta, menos intrusiva y más rapida, funciona perfecto.

abril 27, 2016

Youtuber

Debates sobre la calidad del entretenimiento, su validez o legitimidad.

Debates sobre la idoneidad de un tipo de entretenimiento u otro.

Debates sobre la mejor forma de ocupar el ocio propio (y el ajeno).

Debates sobre lo incómodo que es el ocio ajeno cuando estorba al propio (sin dañar a nadie, eso sí).

Todo tan aburrido.

abril 26, 2016

Top of the league

El fútbol me tiene triste. Lo que habría escrito en twitter todo este año se resume más o menos en este vine.



Maldita sea, Arsenal. Maldita sea.

abril 25, 2016

Tertulia

Una de las cosas que han identificado en las conversaciones entre niños es que buscan elementos comunes para poder comenzar a interactuar, "hacerse amigos". De hecho, algunos trabajos de investigación sugieren que la empatía, así no sea natural, ayuda a mejorar diferentes procesos de interacción (los estudiantes tienen un mejor desempeño cuando los profesores muestra enmpatía, etc.)

Sé que encontré eso en NPR pero les debo el link porque se me perdió.

Sé que iba a seguir escribiendo sobre lo importante que es compartir cosas y eso pero taladran la calle mientras intento recordar qué seguía y son las once de la noche. Las ideas para escribir esta noche se me refundieron entre la ropa limpia por doblar o entre alguna otra mierda.

*

¿En qué momento, la sátira terminó siendo una risa mezquina que ve con desdén a los oprimidos y deja incólumes a los que maltratan y ejercen violencia desde cualquier poder? Lo más triste de todo es ver un poco de gente cayendo en el mismo problema esencial, verlos y pensar que ninguno de ellos se detuvo por un momento a preguntarse si lo que estaban haciendo no minimizaba problemas reales. Problemas que recién comienzan a recibir espacios y visibilidad.

Podemos decir mil cosas pero si algo tenían las secuencias (sketches) que montaban en Sábados Felices era que ofrecían a quienes los veían, esos espacios de crítica, de sátira y de queja inocente con la que era fácil sentirse identificado. No era un profundo análisis político o económico (tampoco debía serlo), pero cumplía con su misión de equilibrar las cargas -en el televisor, un par de horas a la semana-. Estaba lejos de ser perfecto pero estaba más cerca de ser justo.

Ve uno lo que se les ocurre mostrar ahora como humor y se pregunta: ¿Pero qué necesidad?

**

Constantemente me pregunto si debo usar "hoy en día", "hoy" o "ahora" cuando escribo o leo. Culpa de Javier. Lo normal es que "hoy en día" siempre pierda.

***

Justice for the 96. #JFT96


abril 21, 2016

Rain

Siempre me ha gustado el remix que hizo Fatboy Slim de I would die 4 U. Me imagino bailando en Brighton beach y todo. Ahora también me gusta esta versión de Chvrches.


Ahora queda un Nelson menos con vida.


abril 20, 2016

Nyet

Cuando se es radical por primera vez, se pierde el miedo y se hace más fácil serlo de nuevo. De eso se trata el saber decir que no como habilidad comunicativa.

abril 19, 2016

Vandalism

Hoy vi a alguien apagar la interfaz de red de un servidor alojado en un servicio en la nube. También vi las caras de terror de sus compañeros de equipo.

Me parecería un ejercicio interesante para probar la verdadera disponibilidad y vulnerabilidad de lo que se monta por alla arriba. Lástima que normalmente eso pasa sólo cuando de verdad se necesita usar ese servidor con urgencia.

*

La oficina ahora está cubierta con un vinilo blanco que tiene una cuadrícula impresa. Es un tablero infinito; podría trazar una línea alrededor de toda la oficina si quisiera.

Es una invitación al vandalismo pero no se me ocurre qué escribir.

abril 18, 2016

Ranthought - 20160418

A veces todo se vuelve marejada y ventisca. Todo rompe contra las rocas mientras los banderines gritan y ululan voz en cuello. A veces uno es un bote atado en la orilla, a veces uno es sólo destrozos de un naufragio, arrastrados a empellones hasta la arena y la espuma.

Es fácil hacerse a clavos y cuerdas cuando el remo se rompe; todo parece inútil cuando el casco cruje y hace agua a voluntad. Como que no se logra nunca reparar todo y sólo se espera llegar a alguna parte. A cualquier parte.

Todo se hace marejada y ventisca mientras yo me siento atascado no sé en dónde o por qué.

abril 17, 2016

Critic

Creería que la profesión de crítico ha debido entrar hace un rato ya, a la lista de quehaceres que el tiempo volvió anacrónicos e inútiles. El crítico gastronómico que daba alguna impresión pulida y elaborada de un restaurante por vez. El crítico de hoteles. La guía Zagat tan mentada en American Psycho. Todas las variaciones de alguien diciéndonos qué hacer se han vuelto vetustas e incompletas; ahora sólo basta ir a algún sitio web donde la gente pueda escribir comentarios y calificar.

¿Cuál habrá sido el último gran crítico gastronómico? (Y a quién le interesa su opinión). Llevándolo más lejos, ¿a quién le importan todavía los listados como Billboard y los EDM que tanto trasnochan a la gente que hace radio convencional?

abril 15, 2016

Mindfulness

Las personas que me acompañan en las sesiones de terapia, los compañeros de terapia, comparten conmigo un espacio de trabajo relativamente reducido en el que unos brincan, otros intentan usar de nuevo alguna extremidad y otros reciben masajes tendidos sobre camillas.

Carlos y el doctor tienen sendas cicatrices en la rodilla, lo que da idea de su problema y lo complejo de su tratamiento. Todos los días hacen ejercicios con enormes balones de caucho, bandas elásticas y electrodos que emiten impulsos con algún patrón en particular. Ambos se deslpazan todavía con muletas y a veces les ayudo a mover algo si veo que tienen problemas.  Doña Clara y Cristian hacen ejercicios para recuperarse de alguna lesión en el hombro, intercalándolo con terapia de ultrasonido y compresas -frías y de calor húmedo-.  Hay varias personas mayores que se ejercitan para recuperar la movilidad de los piés o para espantar algún espasmo en el cuello y los hombros. Hay un venezolano que llega con celular y manos libres bluetooth, de esos que se ponen en un oído, a tratar algún problema en su muñeca derecha; nunca suelta el verraco celular y nos fastidia a los demás que procuramos dejar a un lado esas cosas mientras hacemos nuestras rutinas. Han llegado un par de personas a recibir tratamiento por problemas musculares en la cara; se sientan frente al espejo a hacer rutinas de movimientos que les indican con un libro y luego les ponen máscaras que no sé qué hacen.

A mí me tienen entre compresas, electrodos de acupuntura electrónica china y pruebas de equilibrio en bases inestables (algo así como un Daniel-San-en-la-playa doble caio ken). Hay rutinas de trote con alguna resistencia que ponen a prueba el tobillo y que me convencieron de hacerme a unos tenis que den más soporte. Cada cierto tiempo, la fisioterapeuta me hace un masaje en el que evalúa cómo estoy y normalmente encuentra con rapidez cómo hacer que duela en algún rincón desconocido.

Un señor en sus cincuentas llega cada mañana y hace ejercicios para recuperar la fuerza en sus brazos y hombros. Se sienta e intenta levantar pesas de tres o cuatro libras. El envión comienza con decisión y se detiene sin aviso a la mitad del recorrido. Los brazos, temblorosos, delatan el enorme esfuerzo que hace en cada repetición. Carlos le pregunta cómo va con su ejercicio y él responde que le cuesta mucho trabajo. Cierra su respuesta diciendo que Todo está en la mente, que hay que concentrarse y seguir intentando hasta que funcione. Cierra los ojos y hace la siguiente repetición. Hasta la mitad del recorrido. Tiembla. Baja los brazos.

Todo está en la mente.