enero 29, 2015

Ranthought - 20150129

Este mes he estado disperso. Más de lo normal. No he vuelto a las andadas de soñar despierto más de la cuenta, pero sí he dejado ir horas que pude haber aprovechado mejor. Parece que un par de meses bien trabajados me dejaron cansado. Quién lo creería. Todavía falta para que el cuerpo siga a la cabeza en lo de la disciplina.

Tal vez me he ocupado un poco pensando en los caminos que han aparecido para recorrer y que no esperaba. Me gusta la idea, de paso enfrentamos unos miedos que hay por ahí chimbeando.  Las otras opciones también siguen avanzando, espero tener muchas opciones de camino en los próximos meses. ¿Qué tanto estoy dispuesto a arriesgar y sacrificar en el proceso? Sólo recuerdo lo que I. me dijo, "irse a dar culo no es la solución, parce".

*

Quiste sinovial en el tobillo del pie que más uso. No me emociona la idea de enfrentar otra cirugía, la tercera en la cuenta. Todo indica que tengo los mismos tobillos de Jack Wilshere y ya me mandaron a buscar muletas para los días en los que no podré apoyar el pie. Hasta aquí llegó la idea de hacer ejercicio, al menos por un tiempo. Me queda creer que después voy a estar mejor y voy a poder jugar sin que me duela.

Me pasó lo mismo que con los dedos rotos: Me ganó el desespero y volví a jugar fútbol. En los cuatro partidos que llevo este mes me he sentido bien, casi que diría que la mejora de ánimo también se nota en la forma de jugar. Ya me volví a tirar en barrida y todavía está todo eso que sé hacer, defendiendo y atacando. Me gusta como juego. Me gusta verme mejorar. Se me nota la rutina de ejercicio diaria.

Todo esto lo escribo para darme ánimo cuando ande en una pata por ahí.

**

Creo que me tomé muy en serio lo de volver al estado reclusivo. De nuevo, me estoy cuidando porque me sigue aterrando exponerme más de la cuenta. Igual, no pasa nada que justifique hacer las cosas de otra forma.
No hay mucha demanda de panderitos estos días. Es lo que hay.

Mi gurú espiritual me añadió a Facebook. Vi que volvió a su ciudad y supongo que quiere saber cómo estoy. Me gusta pensar que, aunque trato de volver a lo de cuidar de mí, siempre está ella por ahí cerca en la esquina. Por si el round se pierde, por si me llega algún jab bien puesto.

***

¿No les molesta ver que las postales no llegan? A mí me enoja mucho. Ineptos.

****

Hace rato no tomo fotos. Hace rato no dibujo. Llevo días sin hacer origami. Cuento los días para que me visiten. Cuento los días para un montón de cosas. Debería estar ansioso pero estoy tranquilo.

enero 28, 2015

Metabolism

Resultó que ser hijo de George Takei no era suficiente sorpresa.

La NASA llamó a alfabravo para comprobar que su metabolismo lo mantenía en saludables 57 kg y 8% de tejido graso a pesar de comer una u otra cosa sin recato. Helados de chocolate, hamburguesas con brownies de postre. Lo que encontraron es que ese comportamiento seguía siendo igualmente estable en condiciones de microgravedad.

¿Podría esa estabilidad alejada del equilibrio ser la solución a los viajes interplanetarios? Si todos pudiesen funcionar como él, entonces era posible que un ser humano perdurase lo suficiente para colonizar otros mundos. Habría que entender todos los secretos en el ADN de alfabravo.

Cuando secuenciaron todo, descubrieron que en el fondo era un panderito.

diciembre 29, 2014

STOP

Tomado de sietedias.co (a 2014/12/29)

La telegrafía es la transmisión a distancia de mensajes usando cualquier medio que no requiera un intercambio físico, propio o usando un mensajero. Las botellas del náufrago y las palomas mensajeras no caben en la telegrafía. Las señales de humo, el uso de semáforos con banderas y los códigos usando luz reflejada, esos sí son sistemas telegráficos. Las dos partes conocen el código usado para codificar el mensaje y el intercambio se hace como acción a distancia. Ningún objeto físico es entregado por el emisor al receptor.

Cuando no había cientos de aviones llegando y saliendo de un lugar cada día y las economías de escala no daban para enviar papeles al otro lado del mundo en tres días, un telegrama era una opción ideal para los mensajes urgentes. La telegrafía se hizo luego sinónimo de la telegrafía por cables (y acá en Colombia, algunos campesinos tumbaron postes a machete porque en los cables viajaba el diablo). Más adelante fue inalámbrica mientras se tendían cables submarinos (lo que se enviaba era un cable o un wire). Ya era de uso corriente el código morse, traducido del otro extremo por esclavos o por impresoras que descifraban los impulsos a medida que llegaban. Surgieron redes privadas con especificaciones particulares, conocidas como Télex.

*

Los telegramas eran aquí una cosa frecuente hace tal vez treinta años. De hecho, hay datos de un telegrama muy, muy costoso. Tanto, que habría sido preferible hacer llamadas de larga distancia.
Los telegramas servían como notificaciones judiciales, como noticia urgente que no podía esperar a que una carta cruzara los mares o los cielos. Era la misma época en la que había gente con apartados postales, esos cajoncitos metálicos que bien podían estar en el aeropuerto o en el centro comercial Granahorrar, ahí en el segundo piso. Hablo de Bogotá pero es seguro que en otras ciudades funcionaba igual.

Como con tantos otros monopolios estatales en años cada vez más lejanos, este de los telegramas ofrecía un servicio poco amable, dispendioso y costoso. Algunos recuerdan esporádicamente cómo se mantenía con vida el monopolio para solventar gastos locales y para tener puestos que ofrecer en tiempos de elecciones. Como tantas otras cosas acá.

Hay por allí reseñas muy buenas sobre la evolución de la telegrafía en Colombia. Hay también un libro encargado por la extinta Telecom sobre la evolución de las comunicaciones que describe muy bien cada etapa.

Mis recuerdos personales de telegramas van a notificaciones de juzgados. También a mensajes de personas que vivían en pueblos donde no había teléfono y evitaban el desgaste de la fila para llamar en una cabina de Telecom, enviando un mensaje por telegrama -porque una línea telefónica en una vivienda rural sólo fue algo común a mediados de los años noventa-. Los mensajes se llevaban escritos previamente en algún trozo de papel y una operadora los revisaba con lápiz rojo en mano. El cobro se hacía por cada palabra y eran mensajes públicos durante todo el viaje hasta el receptor, por lo que quedaba descartado enviar información sensible por allí.

**

Aunque pueda sorprendernos, los telegramas todavía existen y son usados en el mundo habitualmente. La red mundial sigue viva y es mantenida normalmente. Algunos los dieron por muertos, escribieron obituarios sobre el último telegrama enviado en la India y publicaron fotos viejas hablando del final del servicio en Estados Unidos.

Sin embargo, los servicios de la red siguen siendo usados y lo que vemos sólo significa que los principales operadores están cambiando de actividad. Incluso podemos enviar telegramas en línea (con lo anacrónico que pueda sonar). En Colombia, 4-72 sigue ofreciendo el servicio y hay reportes de cifras sorprendentes para la época.

Escribiendo esto encontré que Vice es muy bueno como agregado de contenidos.

¿Para qué usarían ustedes un telegrama?

diciembre 10, 2014

Canvas

Boeing 307 Stratoliner Clipper Flying Cloud

Postulado: Los aviones dibujan en el cielo. Cortan el telón de fondo, marcan el horizonte, crean una retícula que guía la mirada.

Los aviones cambian el clima

Los aviones cambian el estado de ánimo.

Los aviones reducen el uso de whatsapp. Reducen la incidencia del síndrome de túnel carpiano en los adultos.

Los aviones aumentan la frecuencia de los abrazos.

Usemos aviones. Más aviones y menos whatsapp.

diciembre 09, 2014

Welsh Jesus

Tutaina tuturuma
Tutaina tuturumaina
Tutaina tuturuma, turuma
Tutaina tuturumaina.

Los scouters de Arsene
Vienen a firmar el niño;
Pat Rice y el buen Wenger
Lo reciben con cariño.

Tutaina tuturuma
Tutaina tuturumaina
Tutaina tuturuma, turuma
Tutaina tuturumaina.

Ferguson viene también
Con un camionado de oro,
A ofrecerle a Aarón jugar
Junto al combo de los choros.

Tutaina tuturuma
Tutaina tuturumaina
Tutaina tuturuma, turuma
Tutaina tuturumaina.

diciembre 03, 2014

A season of faith perfection

Era un partido de vuelta por la Supercopa del 97. En el partido de ida habían pasado muchas cosas malas en un solo partido, un gol de media cancha que Tuberquia se tragó completo y un penal fallido de Alexis García. 2-0 parecía mucho contra ese River Plate.

La tarde antes del partido de vuelta, no hice otra cosa que pedir un partido perfecto. Que jugaran el partido perfecto. Que sólo así había oportunidad.

Esa noche, el primer gol fue de Diego Osorio. Un zurdazo de treinta metros, cruzado, al segundo palo de Burgos. No sé todavía cómo le hizo para meter ese gol en carrera desde tan lejos. Creo que apenas habían pasado unos veinte minutos del primer tiempo, era un buen comienzo. Poco antes del mediotiempo, creo, Gallardo empató el partido en una jugada que todos sabíamos que iba a ser gol y los hacía casi inalcanzables. Sin embargo, era una época en la que era más fácil creer en los resultados improbables.

El segundo gol, ya en el segundo tiempo, fue una chalaca de Alex Comas, un delantero tosco y extraño que sin embargo se vio lleno de gracia y agilidad en esa jugada. Un centro largo desde la derecha que Comas remató de primera y mandó a un rincón del arco. La celebración lo mostró con un hombro caído yendo al banco para que se lo reacomodaran. La gracia y agilidad no le dieron para caer bien.

El partido se ganó pero no fue suficiente. Al final recordé lo que había pensado esa tarde y supe que había recibido lo que había pedido. Había sido un partido perfecto. Eran épocas en las que los equipos colombianos jugaban torneos llenos de brillo y de partidos vibrantes. La vitrina se ha opacado un poco y las figuras que destellan son llevadas con prisa a otros escenarios.

Ese día se hizo más personal la relación con el fútbol, ese que jugaba todos los días en el recreo por puro gusto.

*

Adenda: Seguro todos recuerdan de dónde salió el título de este post.

diciembre 01, 2014

Ranthought - 20141201

Extraño cosas.

Ya estoy en paz con el ser vulnerable y sensible. Entiendo que es mejor ser así. Va de acuerdo con otras cosas en las que creo y con la forma en la que espero interactuar con otras personas. Por eso mismo, acepto que habrá situaciones en las que resulte herido de alguna forma. Ahora mismo creo que tiene más sentido hacerse más fuerte para la próxima vez (que resulte herido) que dejar de ser vulnerable.

Necesito más abrazos, más a menudo. Darlos y recibirlos.

Así estamos.

noviembre 30, 2014

Sport ranthought - 20141130

Esta semana que termina trajo dos victorias seguidas para Arsenal que dejan ver algunas cosas interesantes. Una, que Giroud aporta un elemento de gran importancia al juego ofensivo: sostener el balón y servir de pivote para quienes acompañan desde atrás. Eso que no ha podido lograr una sola vez Welbeck en lo que va de temporada a pesar de su aparente corpulencia.
Dos, que Cazorla recuperó el nivel de años anteriores y, jugando por el centro, ha vuelto a ser figura y parte esencial del equipo. De nuevo, hace falta integrar a Özil y Walcott para que el equipo no choque por el centro siempre y aproveche esas parcelas sobre las bandas para crear jugadas de ataque.

Adenda: Calum Chambers fue contratado como defensa central. Es un prospecto maravilloso que crece en cada juego y juega donde lo pongan.

*

Everton va en caída libre con la derrota de hoy contra los spurs. A pesar de tener talento en jugadores como Ross Barkley, su problema pareciera estar en un mediocampo poco dado a defender y acompañar a los cuatro de atrás. Incluso se les ve a los defensas buscando salir con pases a ras de piso de más de veinte metros. Si no consiguen cubrir esos espacios vacíos con jugadores que elijan el costado por el que comienza la jugada, dando pases seguros que permitan a sus compañeros avanzar (lo que llaman "transición ofensiva" en la radio), dudo mucho que el Everton vuelva a competiciones europeas el otro año (sin saber incluso si conserve su puesto en la primera división).
¿Ustedes no esperaban más de Roberto Martínez?

**

¿Qué tan latente está el peligro de que la liga inglesa se vuelva otra liga escocesa? Finalmente los dos equipos petroleros están dominando sin mayor resistencia de sus rivales. El Manchester City sigue sin convencer en su campaña europea pero resuelve los partidos locales a pesar del mal momento. Siempre hay alguna individualidad en alguno de sus 25 jugadores de primer nivel que le da los puntos. Igual pasa con el Chelsea que va invicto tras un tercio de temporada. El Southampton que se mostraba como posible contendor, cayó 3-0 hoy de local a pesar de mostrarse ordenado y de buen juego. Apariciones esporádicas de jugadores bien conocidos dejaron el esfuerzo colectivo sin valor y por ahora no es más que el mejor del resto.
Por un buen tiempo hemos dicho que lo bueno de la liga inglesa es ver que todos los equipos disputan los partidos con igual intensidad sin importar el rival o su situación en la tabla. ¿Cuántos de los espectadores habituales seguirán allí pendientes si las opciones reales de título se reducen en noviembre a sólo dos equipos? Como decimos hace mucho tiempo, esperemos a marzo para ver qué pasa.

***

Tanto hablaron de la máquina que era el Dortmund y ahora mismo pierde los partidos por su imprecisión en los pases más simples. Perdieron a jugadores claves que hacían la diferencia en lugares claves del campo y ahora les cuesta un esfuerzo enorme atacar.

****

Alguien que cuente la historia del Internazionale de Milán. Cómo pasó de ganar la Champions a ser un equipo irrelevante incluso en el torneo local.

noviembre 27, 2014

Ranthought - 20141127

La idea no es dejar de ser vulnerable; es estar preparado, más fuerte, para la próxima vez que los miedos ajenos hagan daño.

noviembre 26, 2014

Habas

Me subí al J72 de hoy y me hice en el fuelle. Saqué las copias y busqué el lugar donde dejé de leer ayer. Mientras lo hacía, una muchacha de no más de 25 años se subió entre risas nerviosas y se quedó parada cerca a mí, mirando de reojo por la ventana.

Cuando llegamos a la estación Toberín, me preguntó qué estación era. Ahí me fijé en que llevaba una canasta repleta de bolsitas de manídulcemanísaladohabasplatanitos. Guardé las copias y le pregunté a dónde iba. Comenzó a contarme que iba a una estación en la troncal de la autopista y que justo hoy se había quedado un rato a vender en el portal. Que en el portal le va mejor y vende más, pero que ya hay otras personas que cogieron esos espacios y es difícil llegar ahí. Que la señora le dijo que fuera a la otra estación porque allá no hay nadie.

La vi que seguía nerviosa y le pregunté qué pasaba. Me dijo que se subió al bus, que la señora le dijo «súbase, súbase» y ella corrió. Que los molestan mucho y los sacan; lo normal es que les quiten la canasta con todo lo que lleva. Lo bueno es que en la estación no la molestan y ella va de vagón en vagón. Allá está más tranquila.

Le pregunté si le iba mejor cuando llovía y más gente usaba los buses. Me contó que era más difícil vender porque las personas se quedaban esperando a que dejara de llover y otras tantas se aglomeraban en las filas. Tantas personas hablando en tan poco espacio hacen que su oferta de bolsitas con manídulcemanísaladohabasplatanitos sea difícil de escuchar.

Aproveché que se veía dispuesta a conversar para preguntarle si era de Bogotá. Me contó que no, que había llegado hace un tiempo, no mucho, no quiso decir cuánto y por primera vez la vi desconfiar un poco. Sin embargo, tenía muchas dudas sobre ubicaciones en la ciudad y eso respondía por ella. Me contó luego que llegar aquí era difícil, llegar y enfrentarse a un lugar tan complicado. Que varias veces había pensado en devolverse.

Por último, hablamos sobre las personas a las que ella les ofrece manídulcemanídesalhabasplatanitos. Las personas no sonríen, difícilmente saludan. Si ella les habla, la miran de arriba a abajo (hace el ademán de mirar de arriba a abajo) y resoplan como diciendo "¿qué querrá?". Porque todos andan prevenidos y con miedo.

Le indico la estación en la que debe bajarse y le deseo buena suerte, ella toma su canasta y se va hacia la puerta sin más. Vuelvo y saco las copias y sigo leyendo.