diciembre 22, 2008

Compare

Por ejemplo, está el canadiense William Austin Morgan, presidente de Hydromet Environmental, una empresa que, como podría ocurrir en cualquier capítulo de Los Simpsons, recogía material tóxico y prometía deshacerse de él, pero sin tener planta de tratamiento ni método de reciclaje. En vez de eso, entre 1995 y 1998, Morgan y su equipo enviaron cerca de 2.000 toneladas de arsénico, plomo, cianuro y cadmio, entre otros, a bodegas y vertederos comunes. Después de que se comprobó su culpabilidad, Morgan escapó y se cree que está escondido en Canadá. Su pena superaría los cinco años de cárcel más una multa de 250.000 dólares.

Otras de estas 'joyitas' son Carlos y Allesandro Giordano, padre e hijo italianos acusados de importar de ese país y vender en Estados Unidos más de 20 carros Alfa Romeo que no cumplían los estándares de seguridad y emisiones de gases. Además, declararon en falso y fueron acusados por fraude, por lo cual serían encarcelados cinco años y deberían pagar cinco millones de dólares.

Tomado de Semana.com

Es curioso ver que resulta peor para esta escala perversa de valores, enquistada al norte del trópico de cáncer -y en algunos círculos de poder más al sur-, el vender carros "chiviados" o de manufactura defectuosa que vertir de forma inescrupulosa materiales altamente tóxicos para cualquier ser vivo.

No hay comentarios.: