abril 23, 2008

Dusty

Hace un par de días, la ciudad estaba invadida por polvo. Tierra naranja, gris y negra ocupaba el espacio otrora reservado para flores, césped y mierda de caballo. Todo estaba cubierto por el polvo, que revoloteaba juguetón al paso de autos y personas. Todo bajo el polvo, como si la ciudad, de repente, se dejara ver de otra forma. Es extraño, porque al día siguiente todo volvió a la supuesta normalidad... aunque la normalidad, ciertamente, debería ser lo más fácil de mantener y no lo más difícil y delicado.

Homeóstasis...

CentOS parece ser una distribución funcional. Espero aprender cosas varias al administrarla. Aún más si uso VMWare Server para ponerla a funcionar en mi modesto PC de la oficina. Por ahora, ya sé que apt mata yum, mil veces y una vez más.


PD. Ando trabajando (dentro de mi cabeza) en la siguiente tiranía. Ya verán.

No hay comentarios.: